Leyes de amarre

|


Enrique Goldfarb 1SEMANA

Enrique Goldfarb

Economista


La inusual actividad del gobierno por torpedear hasta el último minuto el progreso y bienestar de los chilenos, sacando leyes a contrapelo y a última hora, me recordó lo que la izquierda llamó leyes de “amarre” al finalizar el gobierno militar. Fueron iniciativas legales que dieron paso a un desarrollo y crecimiento en los gobiernos que siguieron, que nos prestigió en el mundo, a diferencia de éste, que pretende, como bomba de tiempo, seguir frenando las fuerzas productivas del país.


Ejemplos

Abundan. Uno afortunadamente fracasado, fue la reforma previsional. Otro, igualmente frenado por los caballeros templarios, como es en realidad el Tribunal Constitucional, pretendía convertir al Sernac en juez y parte, con una pérdida de la institucionalidad económica gravísima, y donde unos economistas de izquierda y otros medios de derecha, pero despistados, se lamentaron del hecho el viernes pasado en una columna del Mercurio.

Otro que pasó a medias, fue la reforma de la educación superior, con las mismas fallas que ya son conocidas, produciendo un déficit enorme a las universidades que adhieran a la gratuidad. Este regalito se lo acaban de hacer a Gerardo Varela, flamante ministro de Educación, quien es conocido por su inteligencia, pero desconocemos si tiene lo suficiente de Superman para sacarse de encima de este pillo.


Mensaje de la Presidenta.

La vimos recientemente en la TV, anunciando en forma muy patriótica que cumplirá con el mandato que le dio el pueblo para gobernar hasta el último minuto. No repara que lo que el pueblo pensó en un momento, estuvo gravemente equivocado y que ahora tiene una opinión totalmente distinta, lo que quedó reflejado en las urnas, tanto en las elecciones presidenciales como parlamentarias. Y como lo que importa es lo que piensa el pueblo ahora y no cuatro años atrás, si siguiera su mandato como dice ella, lo mejor que podría hacer es quedarse tranquila hasta el 11 de marzo próximo