El 85% de los chilenos disfruta regateando

|


Cultura del regateo 26 1

Cuando se trata de regatear por conseguir un buen trato, no todos los precios son negociables. El supermercado habitual probablemente no dará un descuento en leche o pan sólo porque se pide. Pero cuando se compra un auto o incluso se contrata servicios de reparación para la casa, la virtud de negociar puede construirse alrededor del regateo.


Pero, ¿en qué compras vale la pena el esfuerzo de regatear? ¿Realmente hay una posibilidad de conseguir una mejor oferta? La respuesta es sí.


Picodi -empresa de descuentos en línea- efectuó un estudio en base a encuestas a más de 3.100 personas de todo el mundo (incluyendo Norteamérica, Europa y África) para entender lo que se necesita para ser un buen negociador, considerando aspectos como el género y cómo influye este en la capacidad para conseguir un mejor trato, hasta lo mucho que podría importar la apariencia y el buen aspecto.



¿Quién regatea mejor?



No se puede negar que una negociación exitosa requiere cierta habilidad. Si usted es bueno en ello, hasta podría ganarse la vida negociando con la gente regularmente. Mientras que algunas habilidades pueden ser comportamientos aprendidos, algunos estudios sugieren que la negociación puede estar conectada a nuestras personalidades. Cosas como la inteligencia emocional y la capacidad cognitiva pueden impactar en la manera en que analizamos una situación, interactuamos con otras personas y finalmente hacemos un mejor trato.


La encuesta de Picodi encontró que los hombres de todo el mundo eran más propensos a disfrutar del regateo que las mujeres. 37% de las mujeres apreciaron el proceso de negociación en comparación con el 45% de los hombres. Disfrutar del juego no siempre significa ser bueno. Las mujeres admitieron tener un descuento más alto que los hombres en promedio: 18% frente a 17%, respectivamente.


El éxito en la negociación también puede depender de en qué sitio del mundo está tratando de hacer un trato. De acuerdo con el estudio, la gente de Colombia, Chile y Grecia disfrutaron más la negociación, mientras que los de Emiratos Árabes Unidos, Chile y Grecia obtuvieron los mejores resultados. Especialmente en los países asiáticos, el arte del regateo se construye alrededor del establecimiento de relaciones de calidad a ambos lados. En estas culturas, la amistad puede venir antes que los negocios, y regatear los precios no es una carga, puede ser una oportunidad para conversar o conocer a alguien.


Los expertos han identificado que la gente de Canadá, el Reino Unido y los Estados Unidos prefieren un estilo de negociación más directo, para encajar sus negociaciones con humor, lo cual puede ser ineficaz o conducir a la confrontación. Menos de la mitad de los estadounidenses disfrutaron negociando por precios más bajos, aunque por lo general lograron un 17 % de descuento cuando lo hicieron.



Aprovechar la diferencia de género



De la misma manera que los rasgos de personalidad pueden afectar a la habilidad de una persona para negociar, es posible que el género también pueda jugar un papel importante. Hombres y mujeres de todo el mundo difieren en cuánto disfrutaban regateando, y las investigaciones muestran que esto podría ser producto de su género.


Los estudios han sugerido que hombres y mujeres abordan las negociaciones de manera diferente desde ambos lados del acuerdo. Mientras que los hombres pueden preferir negociar con el poder, las mujeres están más inclinadas a comprometerse.


La mayoría de los países (incluidos México, Francia e India) creían que era más fácil para las mujeres que para los hombres regatear. Sin embargo, muchos países (incluyendo España, Argentina, Chile y el Reino Unido) creían que el éxito del regateo era igual, independientemente del género. En sólo 5 países – Chequia, Malasia, Pakistán, Portugal y Estados Unidos, – los participantes sugirieron que la negociación fue más fácil para los hombres que para las mujeres.



La belleza está en el ojo del negociador



Es difícil saber si la confianza hace a las personas más atractivas, o si el hecho de ser atractivo hace que uno se sienta más seguro, pero los encuestados admitieron que una buena apariencia podría influir en la capacidad de negociar con más eficacia. Por supuesto, los rasgos que hacen atractiva a una persona no sólo se ven en el físico, y hay comportamientos aprendidos que pueden hacer que una persona parezca más encantadora durante una dura negociación. Escuchar más, sonreír con frecuencia y tener en cuenta la apariencia y la higiene son algunas de las características de las personas atractivas.


Independientemente de su país de origen, el 4% de las mujeres y el 6% de los hombres dijeron que el atractivo rara vez o nunca influyó en la capacidad de regatear. Muchos estaban divididos en el tema, con casi 1 de cada 4 mujeres y más de 1 de cada 5 hombres sugiriendo que la apariencia de una persona a veces podría jugar un papel en sus habilidades de negociación. Y el 20% de las mujeres dijo que el atractivo ya sea a menudo o siempre hizo un impacto en el regateo, los hombres estaban más inclinados a creer que el aspecto a menudo o siempre jugó un papel importante en el arte del trato.


Mientras que los hombres fueron más propensos que las mujeres a sugerir que un buen aspecto podría tener una influencia consistente al negociar, la investigación ha encontrado que los hombres también son más propensos a sobrestimar su apariencia. Y aunque los hombres dijeron que la apariencia era más valiosa en el regateo, las mujeres tenían más probabilidades de conseguir un mejor trato al final.



Buenas ofertas



Justo o no, muchos estudios muestran que la apariencia importa cuando se trata del éxito. Aunque la noción de apariencia no siempre puede estar ligada exclusivamente a los rasgos físicos, puede incluir elementos como el lenguaje corporal y la forma en que te presentas a ti mismo (incluyendo accesorios muy visibles como tintes de cabello, piercings y tatuajes).


Nuestra encuesta reveló que algunos países consideraban que el atractivo era un factor primordial para el éxito de las negociaciones de precios. En Canadá y los EE. UU., la gente admitió que la buena apariencia tenía un impacto más significativo en la capacidad de regatear de una persona. En Filipinas y en la India, las personas eran menos propensas a someterse al poder de la apariencia. Las culturas orientales y occidentales tienen diferentes prioridades, y la investigación sugiere que los países del Este (incluyendo China, Malasia e Indonesia) pueden valorar el dinero más que los países occidentales. En los países donde el atractivo era visto como un activo valioso durante la negociación, el amor era considerado más importante que el dinero.


En Filipinas y la India, la gente también reconoció que las mujeres tendían a levantar la mano cuando se trataba de negociar. Las investigaciones han demostrado que las mujeres de Asia suelen tener más confianza en sus conocimientos financieros que sus cónyuges y aprenden a administrar el dinero a una edad más temprana en comparación con otras culturas. Como lo demuestra su larga historia de poderosas figuras políticas femeninas, algunos expertos sugieren que las mujeres asiáticas también tienen más probabilidades de ser vistas como socias en igualdad de condiciones cuando se trata de negocios y finanzas.



Consejos para negociaciones internacionales



En los EE. UU., la membresía promedio en el gimnasio cuesta aproximadamente $60 al mes, y más de 2 de cada 3 no se usa. Si usted es uno de los muchos estadounidenses que pagan cada mes por un entrenamiento más especializado, podría estar gastando aún más. Brasil, Italia y Canadá, fueron las más propensas a negociar un mejor acuerdo para esas sesiones de entrenamiento.


Puede que no parezca que valga la pena tratar de bajar el costo de su cuenta de alquiler o teléfono celular en algunos países, pero en otros lugares del mundo, podría estar pagando de más si no lo intenta al menos. En Canadá, si está alquilando una casa directamente del propietario, una pequeña negociación antes de firmar el contrato de arrendamiento podría ayudarle a ahorrar cientos de dólares cada mes. En países europeos como Francia, España y Reino Unido, hay algunos consejos que puede seguir para evitar el sobrepago en su factura de teléfono en primer lugar, pero si eso no funciona, la gente de estos países sugirió, de todos modos, pedir una mejor tarifa.


En los EE. UU., uno de los elementos más comunes para regatear fue el precio de un auto, siendo los estadounidenses un 60% más propensos a mediar su camino hacia un mejor precio antes de abandonar el lugar. Mientras que era significativamente menos común en otros países, un tercio de la población de países europeos como Alemania y el Reino Unido probablemente haría lo mismo.


Además, considere la posibilidad de negociar un mejor precio para viajes en taxi en México, cuentas médicas en España y comida en Filipinas y Francia.



Dónde obtener ahorros



Cuando se trata de coger el auto para un servicio, negociar la tarifa (antes de que se complete el servicio) puede ser la diferencia entre obtener un precio justo y honesto o ser llevado a dar un paseo, especialmente si es mujer. Los estudios han demostrado que los talleres de reparación de automóviles a menudo suben las ventas de las mujeres en la compra de servicios que podrían no necesitar en primer lugar. Sin embargo, cuando se trata de regatear el costo de reparar sus autos, los hombres eran más propensos que las mujeres a ensuciarse las manos. Las negociaciones para las reparaciones de la casa y los viajes en taxi también fueron más propensos a ser realizados por hombres que por mujeres.


Los hombres pueden haber estado más dispuestos a hacer trueques sobre cosas grandes, pero las mujeres estaban más dispuestas a negociar precios cuando se trataba de cuentas telefónicas, vivienda y limpieza. Las investigaciones han encontrado que aunque las mujeres a menudo tienden a negociar con menos frecuencia que los hombres, también saben cómo escoger sus negociaciones para que sean fructíferas. Esto no significa necesariamente que no deban intentarlo, ya que nuestra encuesta encontró que a menudo eran mejores bajando el precio que los hombres.



Dispuestos a negociar



Independientemente de en qué lugar del mundo se encuentre, es un hombre o una mujer, o cuán atractivo crees que es, hay habilidades específicas que aún puede practicar (y perfeccionar) cuando se trata de negociar. Sea amable, hable de la calidad del producto y nunca acepte la primera oferta. Es posible que no siempre consiga el trato que desea, pero aumentará su confianza – y el éxito futuro – en el proceso.


Cuando se trata de en qué tipo de compras se prefiere regatear para conseguir un mejor precio, hombres y mujeres estaban de acuerdo: la ropa. El 14% de los hombres y el 17% de las mujeres estuvieron dispuestos a regatear en ropa, seguido por autos y antigüedades. En los EE. UU., casi todos los elementos del proceso de compra de un automóvil están disponibles mientras recuerde mantener la emoción fuera del proceso y enfocarte en el precio. Los expertos recomiendan saber lo que se desea pagar antes de entrar a la sala de exhibición y obtener cotizaciones de múltiples concesionarios.


¿Con respecto a algunos artículos en los que la mayoría de la gente no pensó que valía la pena intentar conseguir una mejor oferta? En facturas de celulares, alquileres y colchones.



La cultura del regateo en Chile



El informe muestra que el 85% de los chilenos disfruta regateando. Hasta el 91% de los hombres goza del regateo, mientras que el 81% de las chilenas aparecen en el proceso de negociación.


En Chile, son las mujeres las que admitieron tener un descuento más alto que los hombres en promedio: 27 por ciento frente a 23 por ciento, respectivamente.


Los chilenos son una de las naciones que creían que el regateo era más fácil para los mujeres que para los hombres. Comparados con otras naciones, los chilenos son unos de los fanáticos del regateo. Junto con los portugueses encabezan el ránking.


En cuanto a los que intentaron negociar, regatearon el costo de las reparaciones de auto (24%), las reparaciones del hogar (23%) y los viajes en taxi (18%).


¿Los chilenos creen que el atractivo influye en el regateo? El 29% de la población chilena está de acuerdo, ubicándose en las últimas posiciones del ránking.



Mejores ofertas, menos estrés



Cuando se trata de negociar un buen acuerdo sobre casi cualquier cosa, hay múltiples variables a considerar – desde el valor real del artículo o servicio hasta la conexión emocional que tú o el vendedor pueda sentir hacia él. Incluso las normas y prácticas culturales pueden entrar en juego a la hora de decidir lo que vale la pena regatear.


De las 3.100 personas de todo el mundo encuestadas, los hombres disfrutaron del proceso de negociar por un mejor precio más que las mujeres, pero quizás no sean tan hábiles en el arte del trato.


Según algunos países (como México, Francia e India), en realidad podría ser más fácil para las mujeres regatear el costo de las cosas, aunque no estén dispuestas a hacerlo.


Los hombres y las mujeres tenían diferentes opiniones sobre el papel que desempeñaba la apariencia de una persona en su capacidad para negociar, pero los países occidentales (como Canadá y Estados Unidos) dijeron que la buena apariencia de una persona tenía un impacto significativo en lo bien que una persona podría ser capaz de conseguir una mejor oferta.


Negociar y obtener un precio justo por su cuenta puede ser complicado, pero no debería ser así.