Rol de las universidades públicas en una política nacional de investigación

|


Estrategia 39518 1


Dr. Claudio Martínez 

Vicerrector de Investigación, Desarrollo e Innovación 

Universidad de Santiago de Chile


Este fin de semana renovamos nuestras autoridades quienes regirán al país en los próximos años. Fuimos testigos, a través de un debate exclusivo de ciencia y tecnología, de la escasez de propuestas concretas de los candidatos presidenciales en investigación, la casi nula mención a las universidades y la poca visión política en el tema, lo mismo en muchos otros candidatos. Esto preocupa de sobremanera.   


No existe un plan nacional en investigación, desarrollo e innovación del que los distintos actores del sistema se sientan parte. El sistema actual de fondos estatales ha tenido constantes variaciones, las autoridades políticas no han sabido resolver el problema de fondo; la institucionalidad universitaria pública en su rol como eje estratégico del desarrollo de la investigación en Chile. 


No se trata de que el Estado regule toda la investigación sino que oriente los grandes lineamientos en áreas que se definan como críticas para el país. Por ejemplo el litio, un potencial basado en nuestras riquezas naturales y que es el futuro del cambio energético a nivel mundial. 


Comparto un análisis del Consorcio de Universidades del Estado que señala la necesidad de una “Estrategia Nacional de desarrollo nacional en investigación y creación artística” en base a una Red de Instituciones de Educación Superior (IES) y con garantías públicas de manera de evitar que la competitividad asociada a la política de asignación de recursos existente en la reforma a la educación superior perjudique la investigación principalmente en universidades estatales regionales. Debemos seguir promoviendo la cooperación inter universidad. 


En la necesidad actual de repensar a las universidades públicas el debate se ha centrado en su carácter docente y no el papel que ellas cumplen en la generación de conocimiento. De esta manera la estructura de los sistemas de financiamiento estatales se han limitado a ver a las universidades de forma acotada, no en su entera dimensión, imponiendo exigencias que muchas veces se contraponen con las características propias de un organismo universitario estatal.  


Espero que las próximas autoridades sean capaces de llevar la institucionalidad un paso más allá y que con el nuevo Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación defina una política nacional coherente, estratégica y a largo plazo que permita cambiar la situación actual en investigación en pos de un desarrollo pertinente y con impacto real en la calidad de vida de las personas. Estrategia que fortalezca el rol de las universidades públicas como eje de un plan país que nos permita dar un paso cualitativo en pos de una cultura nacional pro ciencia.