​Leyes modelo en insolvencia: oportunidad de crecimiento

|

Contar con una regulación concursal moderna y ágil que facilite la reorganización de las empresas viables y acelere la liquidación de las inviables mantiene nuestra economía sana y fortalece la productividad. Reflejo de lo anterior lo constituye, por ejemplo, el fuerte alza en la clasificación que registramos como país durante los últimos años en el reporte Doing Business del Banco Mundial que mide, dentro de los factores para invertir y hacer negocios en los distintos países del mundo, el marco regulatorio de la insolvencia.


En este sentido, esta semana me encuentro participando en el 52º período de sesiones del Grupo de Trabajo V de la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (UNCITRAL), donde se está finalizando el análisis de una serie de nuevas leyes modelo que faciliten la tramitación de los grupos empresariales internacionales, que especifiquen y aclaren la responsabilidad de los directores de empresas en el período cercano a la insolvencia, y que simplifiquen el reconocimiento y aplicación de las sentencias de los tribunales extranjeros que sean dictadas en procedimientos que tengan consecuencias en territorio chileno, cuando se trate de un deudor con presencia trasnacional.


Una vez finalizada la discusión de estas materias, el Grupo de Trabajo se abocará en el estudio del tratamiento de la insolvencia de las Mipymes, cual es quizás uno de los segmentos de usuarios más vulnerables frente al fenómeno económico de la insolvencia.


Contar con tales herramientas otorgaría a nuestra regulación de certeza en temas que hoy no se encuentran regulados y simplificaría muchos de los engorrosos trámites que hay que llevar a cabo para tramitar un procedimiento concursal internacional, permitiendo así reducir los tiempos y costos asociados, elevando a su vez la expectativa de recuperación de los acreedores. Lo anterior permitirá fortalecer la posición de Chile como uno de los destinos regionales más atractivos en materia de inversión internacional, lo que sin duda ayudará a potenciar el crecimiento del país.


Hugo Sánchez R.

Superintendente de Insolvencia y Reemprendimiento