COLUMNISTA

Economía de Ecosistemas

|


Alfredo Barriga

Consultor en Estrategia Digital e Innovación

Profesor Facultad Ingeniería UDP

Ex Secretario Ejecutivo de Desarrollo Digital


Internet ha traído una verdadera revolución en la economía, de la cual se enseña poco o nada en las carreras universitarias.


A través de Internet y de plataformas digitales como los smartphones, tenemos millones de productos por los cuales el consumidor no paga. Dentro de un smartphone hay un celular, una cámara de fotos, una cámara de video, un GPS, un reloj, una alarma, un cronómetro, una linterna, y miles de libros y películas… gratis. El modelo de negocios va por el lado de la publicidad, pero el consumo directo es sin costo, y la utilidad o excedente del consumidor es del 100%.


A través de Internet ha surgido ahora un nuevo modelo de negocios basado en ecosistemas. Un ecosistema recrea un mercado donde se juntan oferta y demanda en una plataforma digital, cambiando radicalmente la forma en que se lleva a cabo el negocio. Por ejemplo, Alibaba es un ecosistema. Hace retail, pero ni compra, ni almacena, ni vende, ni despacha. Cobra. Y mueve mucho, mucho dinero. Jack Ma, su fundador, presume de que el ecosistema de Alibaba será la quinta economía del mundo para 2036, y las cifras le dan la razón. Dentro de Alibaba ya hay medios de pago y créditos de consumo (de momento, solo en China), con lo cual efectivamente es una economía digital, con cientos de millones de consumidores.


Otro tipo de ecosistema es el de la economía colaborativa, como Uber o AirBnB. Ambos han creado millones de trabajos en todo el mundo, de forma que en muy poco tiempo su oferta ha superado la que existía antes de que se inventaran. En los lugares donde hay Uber y Cabify, son más los vehículos que ofrecen este medio de transporte que el tradicional taxi.

Hay aún un tercer tipo de ecosistema, que es el que están creando las criptomonedas como Bitcoin. Dejando aparte la posible burbuja especulativa que lleva varios años, el hecho es que se ha convertido en un medio de pago que funciona, con el cual se pueden comprar y vender productos y servicios en Internet, e incluso transferir dinero entre países, que es convertido a moneda local como cualquier otra divisa.


Mc Kinsey denomina a la economía de ecosistemas “Management’s next frontier”. Y es que, junto al potencial inmenso que tienen los ecosistemas, su creación y desarrollo pone a prueba a la gerencia para crear modelos de negocios donde se genera una propuesta de valor al cliente radicalmente mejor que la que existe en el mercado, a la vez que entrega beneficios claros a los que participan del ecosistema. Es una plasmación empírica de las teorías de John Nash sobre modelos de negocio de suma superior a cero.