Aproveche la caída de la prima de riesgo

|



eco13

El año ha comenzado con una mejora en la deuda española como consecuencia del apetito de los inversores por los bonos de países periféricos. La rentabilidad del bono español a diez años ha caído hasta el 3,7% y la prima de riesgo ha llegado a situarse por debajo de los 180 puntos básicos, aunque posteriormente repuntó. Las primeras subastas del año del Tesoro, además, se han saldado con mínimos en la rentabilidad de los bonos a cinco años (2,38%) y a tres años (1,59%) de la era euro. La mayoría de los analistas cree que a lo largo de 2014, las primas de riesgo española e italiana seguirán reduciéndose tanto por el repunte del tipo de interés del bono alemán a diez años como por las caídas de los tipos de los bonos a 10 años en España o Italia. Según algunas estimaciones, una caída de un punto en la rentabilidad del bono a diez años podría suponer una subida de entre el 7% y el 8% en el precio del bono, que acumularía al cupón que paga. Ante esta situación, los fondos de renta fija pública a largo plazo pueden verse beneficiados. De hecho, los expertos vienen recomendando este tipo de fondos desde el año pasado. José María Luna, director de Análisis Financiero y Estrategia de Profim apuesta por esta categoría "pues los tipos de interés de mercado van a estar bajos y estables durante un largo periodo de tiempo, tal y como indicó recientemente el presidente del BCE". Así, "en los activos de renta fija con mayor vencimiento no sólo se ganaría por la bajada de tipos de mercados adicional, subiendo el precio de dichos bonos, sino también porque el cupón que ofrecen es mayor que el que está dando la deuda pública de más corto plazo", explica el experto de la firma de asesoramiento financiero. Para Javier Saenz de Cenzano, director de análisis de fondos de Morningstar, el dinero 'fácil' en este tipo de activo "ya se ha conseguido" y no cree que a corto y medio plazo se vayan a repetir las rentabilidades conseguidas en 2012 (desde el vernao) y 2013, aunque no descarta "que suban algo más". Las preferencias de Luna se centran en los fondos con posiciones en renta fija pública a medio y largo plazo de países periféricos de la eurozona. "Se trata de países que pensamos que ya no van a quebrar y donde aún podemos 'rascar' algo de rentabilidad; menor que en 2013, pero aún superior a la ofrecida por depósitos o fondos de deuda pública o privada de países 'core'", comenta el analista de Profim. Entre los fondos recomendados por Profim destacan Amundi Fondtesoro Largo Plazo y BBVA Bonos España Largo Plazo. El fondo BBVA Bonos España Largo Plazo, gestionado de forma activa por Antonio Alhamar y Verónica Serrano, tiene una duración actualmente de 3,6 años y mantiene posiciones tanto en el bono español a 10 y 15 años, como, más recientemente (desde octubre de 2013), en el bono a 6 y 30 años. En estos momentos, el porcentaje en liquidez en cartera es de aproximadamente el 10%, y responde, principalmente, a ese proceso de gestión activa aplicada al fondo y que tiene en cuenta el 'timing' más favorable a la hora de realizar las compras y las ventas. En 2013 obtuvo una rentabilidad del 8,93%. En el Amundi Fondtesoro Largo Plazo al menos un 70% de la cartera debe estar invertida en títulos con vencimiento superior a 18 meses. La duración media de la cartera se sitúa actualmente en los 3,21 años, algo por debajo de la duración del 'benchmark' (índice EFFAS de deuda pública española de 3-5 años), que se encuentra en torno a los 3,59 años. El gestor del fondo continúa con la estrategia de aplanamiento, comprando los plazos más largos de la curva y vendiendo los tramos más cortos. Actualmente, el 91% de la cartera está en renta fija española. El resto, en liquidez (mercado monetario). La calificación media de la cartera es 'BBB+'. La rentabilidad del fondo el año pasado fue del 7,92%. El analista de Morningstar recomienda el fondo Mutuafondo LP A y el BBVA Bonos Duración. El primero tiene una duración de 2-9 años mientras que el segundo suele tener una duración mayor a tres años. "No invierten el 100% en deuda española, pero tienen una alta exposición a nuestro país, por lo que los inversores los pueden utilizar para tomar un peso significativo en España a la vez que diversifican en otras regiones. Serán los gestores del fondo los que decidan para el inversor en qué país, sector o tipo de título de renta fija deben invertir en cada momento", explica Saenz de Cenzano.