Ministro de Ciencia visita el Centro de Investigación e Innovación de Viña Concha y Toro

|


Sen

El ministro de Ciencia, Andrés Couve, junto a distintas autoridades de la Región del Maule llegaron hasta el corazón del desarrollo científico de Viña Concha y Toro: el Centro de Investigación e Innovación (CII). Los investigadores del recinto fueron los anfitriones del encuentro, quienes mostraron las instalaciones y explicaron los procesos que ahí se realizan. Desde su fundación en 2014, el centro tiene como objetivo impulsar el uso de nuevas tecnologías para la sustentabilidad de la producción e introducir “la revolución tecnológica” en los procesos de vinificación.

Los asistentes (ver imagen) se interiorizaron del espíritu que inspira el trabajo del CII y cuyo eje es implementar líneas de acción que ayuden a mitigar los efectos del cambio climático. Ello, a través plataformas que simulan el impacto del fenómeno en zonas vitivinícolas, con lo que el equipo de investigadores puede estudiar los distintos escenarios vitiniculturales y diseñar nuevas estrategias de cultivo de viñedos. Procesos que van de la mano de la innovación y la tecnología.

Andrés Couve, ministro de Ciencia, destacó el gran impacto para el desarrollo vitivinícola de la región del Maule que representa este proyecto de investigación aplicada, desarrollo tecnológico y transferencia de conocimientos.

Gerard Casaubon, director del Centro de Investigación e Innovación, explica que “la visita del ministro es un hito en la convergencia del ámbito público y privado por potenciar la investigación y desarrollo. El centro apuesta por el conocimiento como fuente de solución para los desafíos y cambios que enfrenta la industria vitivinícola. Nuestro trabajo en ámbitos como adaptación al cambio climático y revolución tecnológica 4.0 está alineado con los ejes del nuevo ministerio, así como la innovación que nace de la investigación y desarrollo realizada a través de las plataformas de biología molecular e ingeniería de bioprocesos, en la frontera de las ciencias aplicadas”.

El CII cuenta con una bodega experimental, un laboratorio de investigación con altos estándares internacionales y un centro de extensión. Y todos tienen un objetivo en común: promueven la investigación, potencian los procesos enológicos y dan inicio a nuevas tecnologías y transferencia de conocimientos. Las instalaciones del centro, junto al Invernadero Rauquén y la Bodega Lourdes, están ubicados dentro del viñedo del mismo nombre, que con sus cerca de 1.090 hectáreas es el viñedo continuo de mayor extensión de Chile.

Juan Antonio Coloma, senador por la Región del Maule, puntualiza la importancia de que crear espacios que fomenten la innovación: “Este centro es especialmente interesante y un lujo para la Región del Maule. Es un excelente espacio para la innovación y el desarrollo. Las empresas deben incorporar la innovación y desarrollo y ojalá este sea un ejemplo a imitar, porque garantiza calidad”.

Idea que Rosa Roa, analista en biología molecular del Centro de Investigación e Innovación Viña Concha y Toro, comparte: “Sabemos que nuestro trabajo científico genera un impacto en la competitividad de la industria vitivinícola, por lo que darlo a conocer en detalle reafirma que somos un gran aporte a la ciencia nacional y así, esperamos que la difusión de nuestro trabajo inspire a otras empresas a generar cambios”.