Feller Rate asigna clasificación a la solvencia y las líneas de bonos de Empresas IANSA S.A.

|


Iansa (Linares)

Feller Rate clasificó en “A” la solvencia y las líneas de bonos de Empresas IANSA S.A. A la vez, clasificó sus acciones en “Primera Clase Nivel 4”. Las perspectivas de la clasificación son “Estables”.

La clasificación “A” asignada a la solvencia de Empresas IANSA S.A. responde a un perfil de negocios “Satisfactorio” y a una posición financiera “Satisfactoria”.

La clasificación en “1ª Clase Nivel 4” para las acciones considera la solvencia de la compañía y factores como la liquidez de los títulos.

IANSA es una de las principales empresas agroindustriales de Chile, tradicionalmente posicionada como único productor y refinador de azúcar del país. Sin embargo, a partir de 2016, la compañía ha puesto en marcha un plan estratégico cuyo objetivo es convertirla en una compañía de alimentos de origen natural.

Históricamente, los resultados de IANSA han estado expuestos al precio del azúcar, refinada y cruda, tanto por los ingresos como por los costos. Ante ello, a partir de 2009, adoptó un programa de cobertura mediante derivados, que le ha permitido mitigar, en parte, el impacto de las fluctuaciones de precios internacionales en sus márgenes.

Al cierre de 2018, los ingresos consolidados alcanzaron US$ 434,7 millones. Esto representa una disminución de un 7,9% respecto de 2017, que se explica principalmente por el bajo precio promedio de azúcar, que alcanzó $ 344 (US/Ton) durante 2018. La generación de ebitda también se vio desfavorecida por este efecto, además de influida por mayores gastos asociados con el cierre de la planta en Linares. Todo ello llevó a que el ebitda disminuyera respecto del ejercicio anterior, alcanzando US$ 19,3 millones al cierre de 2018, con un margen ebitda de 4,4%.

El endeudamiento se ha mantenido relativamente estable en el tiempo, con máximos interanuales asociados a las exigencias de capital de trabajo por ciclo productivo y financiamiento a agricultores.

Al 31 de diciembre de 2018, la deuda financiera alcanzó US$ 152,0 millones, permaneciendo relativamente estable respecto del año anterior, aunque con indicadores de cobertura debilitados debido al menor desempeño operacional de la empresa. Así, el ratio de deuda financiera neta a ebitda se ubicó en 6,6 veces (4,3 a diciembre de 2017) y la cobertura de ebitda sobre gastos financieros llegó a 4,5 veces (8,3 a diciembre de 2017).

A igual fecha, un 61,9% de los vencimientos financieros se encontraban concentrados en el corto plazo, asociados a capital de trabajo. Dado ello, la sociedad se encuentra en proceso de una nueva emisión de bonos, por UF 1,5 millones y un plazo de 5 años, cuyos fondos se destinarán al refinanciamiento de pasivos, con el fin de reducir los vencimientos de corto plazo.

A diciembre de 2018, la liquidez de la empresa es “Robusta”. Esto considera a niveles de caja y equivalentes por US$25,1 millones, una generación de flujos operacionales (FCNOA) anualizado por $ 10,8 millones y la presencia de líneas de crédito disponibles; todo, en comparación con vencimientos financieros de corto plazo por US$ 94,0 millones al cierre de 2018.


Perpectivas:


ESTABLES ESCENARIO BASE: Considera que la nueva estrategia de IANSA se reflejará en mejores márgenes en el mediano y corto plazo. Ello, aunado a un endeudamiento relativamente estable, se debería traducir en mejores indicadores de cobertura.


ESCENARIO DE BAJA: Si bien se considera poco probable, podría ocurrir frente a condiciones de mercado que no permitan consolidar los márgenes de la empresa o frente a políticas financieras más agresivas.


ESCENARIO DE ALZA: Se estima poco probable en el corto plazo, sin embargo, podría ocurrir ante una mejora en los 

márgenes y ratios de cobertura, por sobre el escenario base esperado por Feller Rate.