B. Central: pausa en normalización monetaria debiera perdurar por varios meses

|


Banco Central 6

La decisión de mantener la tasa de interés en 3% durante la Reunión de Política Monetaria (RPM) celebrada el 29 de marzo pasado fue unánime entre los consejeros del Banco Central. Así lo consigna la minuta de dicha sesión publicada este lunes por el ente emisor.

De acuerdo al documento el Consejo concordó que la opción de mantener los tipos era la opción natural y congruente con la convergencia de la inflación a la meta en el horizonte de política. Además, precisó la autoridad, se adaptaba mejor a los escenarios de riesgo que se analizaban

También se concordó en que no ajustar la tasa en esta oportunidad “demostraba la coherencia entre las acciones del Banco y su comunicación, en especial en cuanto a que el retiro del estímulo monetario se haría de forma gradual y con cautela. De hecho, dicha cautela quedaba en evidencia ante la postergación del proceso de normalización, a la luz de novedades en la evolución de la inflación y la interpretación de sus determinantes”.

Al momento de evaluar los alternativas, todos los consejeros coincidieron en que los antecedentes y análisis del Informe de Política Monetaria (IPoM) confirmaban que era prudente posponer el retiro del impulso monetario. “En particular, porque la inflación medida por el nuevo IPC era claramente menor que lo esperado —lo que, entre otras cosas, se debía a holguras que parecían ser mayores, debido a los shocks de oferta mencionados— y su convergencia a 3% se daría casi un año más tarde que lo previsto en diciembre. Además, existía incertidumbre respecto de los parámetros estructurales, entre ellos el crecimiento potencial y la tasa de interés neutral, algo que sería despejado en el IPoM de junio”, indica la minuta.

Los consejeros concordaron en que todo indicaba que en el mediano plazo sería necesario normalizar la TPM hasta llevarla a su nivel neutral. Sin embargo, en el corto plazo, el principal foco de atención estaba puesto en entender el actual nivel de la inflación y qué implicaba para su trayectoria futura.

El Consejo, además, consideró que era difícil justificar una opción distinta —en una u otra dirección— de la de mantener la tasa en esta reunión. Sobre todo, porque, como también se señalaba en el IPoM de marzo, esta pausa en el retiro del estímulo monetario debería perdurar durante varias reuniones antes de retomar una senda de normalización hacia la TPM neutral.