Fisura bienvenida

|


Enrique Goldfarb (columnista)

La oposición marxista y filomarxista puso el grito en el cielo cuando la DC aprobó la idea de legislar la reforma tributaria, después de supuestos acuerdos entre ellos y este partido, de actuar como un solo bloque para congelar al gobierno en su tarea modernizadora de la economía.

La verdad es que después del caluroso apretón de manos entre Jaime Quintana, PPD, presidente del Senado, e Iván flores, DC, presidente de la Cámara de Diputados, sello del supuesto acuerdo ya mencionado, la decisión de la DC nos sorprendió favorablemente. La idea entre los analistas parecía ser que la nueva Nueva Mayoría, PC y Frente Amplio incluidos, había encontrado por fin el camino para hundir a Chile en el trágico destino que hoy asola a Venezuela. Sin embargo, al menos hay elementos aislados, ojalá los más, que no comulgan con la intención de ser títeres de la izquierda.

Cualquiera sea el resultado de la discusión tributaria tiene al menos dos elementos positivos: el primero es que no existe tal cortina de hierro en la oposición, y segundo, en consecuencia, la maltrecha legislación de reformas de Bachelet no quedará ahí y mejorará en algo, ojalá lo más posible.

Sería importante que los personajes más inteligentes, más bien intencionados y más preparados, reflexionaran sobre lo que significa la senda de la izquierda, la que no tiene destino constructivo alguno. Por ejemplo, veo que la marcha de la CUT de ayer llevaba algunas pancartas pidiendo sueldos más justos. ¿Mejorará la economía del país subiendo los sueldos más allá de lo que dictamina el mercado, la productividad y las expectativas que contribuye a enrarecer la misma oposición? Días atrás, Nuñez, diputado comunista y ¡presidente! de la Comisión de Hacienda de la Cámara ya le estaba encontrando el quinto pie del gato a las compensaciones que ofrecía el gobierno para compensar la integración, olvidando el efecto empleo que produce una rebaja de la tasa de tributación efectiva a las empresas. Uno se pregunta ¿qué hace un comunista presidiendo la Comisión de Hacienda? cuando los comunistas carecen de teoría económica de algún valor.

Un socialista como Máximo Pacheco ¿se siente cómodo con un líder como el diputado Núñez? O ¿o el senador Quintana? A propósito, la retroexcavadora , símbolo de este último, es una buena imagen de a lo que conducen sus planteamientos, de borrar el mercado de las leyes y decisiones gubernamentales: la tierra árida de Cuba, donde Raúl Castro invita a los cubanos a apretarse el cinturón…¡todavía más! O Venezuela, que caerá en 25%, la cuarta parte de su ya escuálido PIB. Un comentarista dijo que su PIB per cápita caerá todavía más.

Eso es inexacto, ya que hay más venezolanos que huyen de Venezuela que los que nacen en el país. 


Enrique Goldfarb