Marcel: Chile debe estar preparado para enfrentar circunstancias más adversas

|


Mario marcel3

El presidente del Banco Central, Mario Marcel, se refirió a las perspectivas, riesgos y oportunidades para la economía chilena. En su ponencia preparada para un encuentro organizado por Asexma, la autoridad remarcó que “se observa una desaceleración en la actividad de las mayores economías, mayores riesgos de una recesión en Estados Unidos y una alta incertidumbre de políticas, explicada especialmente por los conflictos comerciales.”

Sin embargo, precisó, “no se puede descartar la posibilidad de un ‘aterrizaje suave, como producto de una mayor prudencia de los bancos centrales, políticas expansivas en China y una resolución positiva de las negociaciones comerciales en marcha. El mayor optimismo de los mercados se ha reflejado recientemente en mejores condiciones financieras, incluyendo mejores precios de materias primas, incluido el cobre.´”

En ese contexto, enfatizó que “Chile debe estar preparado para enfrentar circunstancias más adversas. Contribuye a ello el rol amortiguador del tipo de cambio, la profundidad del mercado financiero doméstico y el espacio para la acción de la política monetaria.”

Del mismo modo, comentó que “el país debe estar preparado para aprovechar las oportunidades que se van abriendo. Para esto es necesario mantener el momentum de la inversión, facilitando su despliegue hacia más sectores, a lo que pueden contribuir las favorables condiciones del crédito.”

En relación a las oportunidades comerciales, indicó que “puede observarse que en el último año se produjo una importante recuperación de las exportaciones, aún a pesar del limitado dinamismo del comercio internacional y a la volatilidad cambiaria.”

Consignó que también se observa que han surgido nuevas empresas exportadoras, incluyendo mipymes y que éstas también aportan valor agregado a exportaciones de otras firmas. “Parte importante de este dinamismo se encuentra en el sector de servicios empresariales”, precisó.

Dijo, en tanto, que “si se consideran los encadenamientos productivos en la economía chilena, puede estimarse que el aporte de las mipyme a las exportaciones netas (de contenido importado) alcanza un 33% del valor agregado doméstico.”


Brechas, potencial de crecimiento y productividad


Marcel apuntó que “a medida que la economía crece, las brechas de capacidad comienzan a cerrarse. El crecimiento de tendencia ha sido estimado en 3-3,5% anual por el Banco Central.”

A su vez, mencionó que “la importante inmigración de los últimos años puede contribuir a aumentar algo este potencial de crecimiento, pero ello requerirá que los inmigrantes vayan ubicándose en ocupaciones correspondientes a su nivel de calificación.”

Del lado de la productividad, aseveró que se detecta “una alta dispersión entre las firmas que no se reduce en el tiempo, a pesar de la entrada y salida de empresas y la alta rotación en el mercado del trabajo.” Sobre el particular, sostuvo que “Chile no sólo tiene una brecha en el nivel de productividad respecto de economías desarrolladas, sino que su dispersión es mayor. Un análisis de microdatos del Banco revela que la reasignación de recursos entre firmas es limitado, así como mejoras de productividad en firmas que continúan.” Añadió que “la descomposición de la varianza de productividad entre empresas del sector manufacturero muestra que la importancia del capital y el trabajo en la dispersión es similar, aunque la mayor parte del tiempo el capital explica algo más de la varianza.”




Holguras macroeconómicas y financieras

Así las cosas, el titular del organismo rector reiteró que la entidad “se ha comprometido a conducir el proceso de normalización monetaria con ‘gradualidad y cautela’”.

Marcel se refirió a la recomposición de holguras macroeconómicas y financieras, afirmando que “la política de consolidación fiscal y la aplicación de estándares internacionales de capitalización de la banca en la nueva Ley General de Bancos (LGB) permitirá recuperar las holguras utilizadas durante los años de bajo crecimiento.”

En tal sentido, sugirió utilizar el marco de la nueva LGB para mejorar la gestión de riesgos en el sector financiero, impulsando una asignación más eficiente del crédito; facilitar el desarrollo del mercado de derivados cambiarios y los instrumentos de cobertura para las empresas y el sector exportador, que aún los utiliza sólo en un 40%, inferior al 60% del sector importador. También instó a aprovechar las oportunidades que generan las nuevas tecnologías en la prestación de servicios financieros, para lo cual se requiere contar con un marco regulatorio apropiado, que facilite la innovación y mitigue los riesgos para la estabilidad financiera y para los potenciales clientes. Por últimó, llamó a “reconocer, valorar y apoyar las cadenas de valor para las exportaciones, incluyendo la relación entre los grandes exportadores, sus proveedores y contratistas”; al tiempo que pidió “evaluar los factores que pueden están limitando el crecimiento de las empresas más productivas y la movilidad de los trabajadores hacia éstas, ya sea en relación a la competencia en los mercados o los costos o impedimentos a crecer que pueden estar creando inadvertidamente algunas políticas