Entregas autónomas: La infraestructura también importa

|


Ruben Belluomo

En un futuro cercano, las entregas autónomas predominarán más que los vehículos autónomos. Hoy día, ya existen tiendas en los EE.UU. que han anunciado utilizar este tipo de transportes para sus entregas a domicilio en 2019, convirtiéndose en una estrategia que podría transformar todo el sector de entregas.

Sin embargo, la pesadilla de las empresas de retail es la entrega a domicilio, un verdadero dolor de cabeza: ineficiente, costosa y se precisa una logística masiva en áreas urbanas. Por eso, este proyecto afectará a las cadenas de suministro de la siguiente manera:


- Las entregas autónomas predominarán más que los autos autónomos. En general, todas las noticias sobre vehículos autónomos tratan sobre autos para personas, sin embargo, son los que entregan productos los que tiene más probabilidad de impactar. Ya hemos visto algunos ejemplos como camiones autónomos en Nevada, vehículos autónomos de entrega en las calles de San Francisco y drones de DHL en Alemania. Así, seguiremos este año viendo más empresas intentado realizar sus entregas con este tipo de metodología.


- Los gobiernos locales deberán enfocarse en la infraestructura para permitir las entregas autónomas. Los gobiernos inteligentes deberían aprovechar esta oportunidad y empezar a pensar en la infraestructura, considerando los vehículos autónomos. Además, las ciudades que han aumentado sus espacios verdes, ciclovías y recorridos peatonales, ven la manera de atraer más visitantes y brindar mejores servicios a sus ciudadanos.


- Las direcciones físicas se vuelven cada vez menos relevantes. Aunque se necesitan direcciones físicas para recibir los productos, existen nuevas opciones. Retiro en las tiendas, en esquinas pre definidas, lockers, y hot spots. Por lo que la dirección física propia se está volviendo menos relevante, pero la ubicación GPS es cada vez más importante, gracias al teléfono. Por ejemplo, estás en la playa y sin protector solar, se puede encargar la crema y un dron lo entrega en la ubicación GPS. Cada vez más se usará este tipo de entregas de vanguardia.


- Los vehículos autónomos facilitan las ida y vuelta comercial. Una de las tendencias que se ven, es la cantidad de cambios y devoluciones en la cadena de suministro. Uno de los temas en el caso de las devoluciones es la complicación que crea, tanto para el cliente como para el vendedor. De esta manera, una mayor cantidad de vehículos autónomos se pueden aprovechar para los cambios y devoluciones. Por ejemplo, si se encarga un par de Adidas talla 36 y se quiere cambiar por 37, se puede hacer el cambio mediante una verificación. Además, los vehículos pueden tener un tipo de “vending machine” móvil, es decir que el vehículo va donde está la demanda.


Puede ser que no hayan entregas autónomas para todo: pan, café o leche, pero el futuro está claramente encaminado a una mayor autonomía, al aumento en la digitalización, y una mayor facilidad en la transacción comercial.



Rubén Belluomo 

Gerente Comercial de Infor Cono Sur