Cuentas Nacionales: Economía creció 4% en 2018 tras aumentar 3,6% en cuarto trimestre

|


COBRE1

Durante el año 2018, la actividad económica creció 4% cerrando el año con un crecimiento de 3,6% en el cuarto 

trimestre, informó este lunes el Banco Central a través del informe de Cuentas Nacionales.

Desde la perspectiva del origen, todas las actividades exhibieron cifras positivas, siendo la minería del cobre, los servicios personales y el comercio las actividades que más incidieron en el crecimiento del PIB. Asimismo, cabe destacar la recuperación de la minería, servicios empresariales y construcción, los cuales revirtieron la tendencia a la baja del año anterior.

Por su parte, cifras ajustadas estacionalmente1/ dieron cuenta de un crecimiento en todos los trimestres del año, destacando el primero y el cuarto. En el resultado del año predominó el desempeño de los servicios. En el cuarto trimestre destacó el dinamismo de minería y construcción.

Desde la perspectiva del gasto, el PIB se vio impulsado por la demanda interna, cuyo efecto fue parcialmente compensado por una caída de las exportaciones netas.

En efecto, la demanda interna creció 4,7% en el 2018; el consumo de personas y, en menor medida, la formación bruta de capital fijo (FBCF) explicaron este resultado. Por su parte, la acumulación de existencias alcanzó un 1,3% del PIB a precios del año anterior.

Respecto del comercio exterior, tanto las exportaciones como las importaciones presentaron un alto dinamismo en el año. Dentro de las exportaciones, destacaron los envíos de cobre, salmones y frutas. Las importaciones, en cambio, se vieron impulsadas por mayores compras al exterior de automóviles y maquinarias de uso industrial y minero.

En términos desestacionalizados, la demanda interna creció en todos los trimestres salvo en el tercero que registró una caída. En el resultado del primer trimestre predominó el consumo de servicios, mientras que en el segundo la caída en las exportaciones netas fue más que compensada por aumentos en el resto de las agrupaciones. En la segunda mitad del año destacó la incidencia de la variación de existencias, negativa en el tercer trimestre y positiva en el cuarto.

El ingreso nacional bruto disponible real creció 3,8%, tras exhibir variaciones positivas en todos los trimestres. El menor crecimiento en relación al PIB se explicó principalmente por una caída en los términos de intercambio y mayores rentas pagadas al exterior, las que fueron parcialmente compensadas por mayores transferencias recibidas del exterior.

El ahorro bruto total ascendió a 22,7% del PIB en términos nominales, compuesto por una tasa de ahorro nacional de 19,5% del PIB y un ahorro externo de 3,2% del PIB, correspondiente al déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos.

De acuerdo con la política de publicación establecida, se revisan las cifras correspondientes a 2016, 2017 y 2018. En los dos primeros años se observaron revisiones al crecimiento del PIB, pasando de 1,3% a 1,7% en el 2016 y de 1,5% a 1,3% en el 2017. Para el 2018, la cifra de crecimiento se revisó una décima al alza con respecto al cierre preliminar del Imacec.


Sector por sector en la actividad


El incremento del PIB, de 4% en el año 2018, fue producto de un aumento generalizado en todas las actividades; minería, servicios personales y comercio presentaron las mayores incidencias. Asimismo, cabe destacar la recuperación de la actividad minera y de servicios empresariales, las cuales revirtieron la tendencia a la baja del año anterior.


Agropecuario-silvícola


La actividad agropecuario-silvícola creció 5,8% (5,7% en el cuarto trimestre). Todos sus componentes presentaron cifras positivas, siendo fruticultura la de mayor incidencia y dinamismo. En términos desestacionalizados, la actividad cayó en el tercer trimestre, recuperándose en el cuarto.

Una mayor demanda externa empujó el crecimiento de la fruticultura. Destacaron tanto los envíos de cerezas, como los de arándanos y ciruelas. Incidió también en el resultado una mayor producción de uva vinífera gracias a condiciones climáticas favorables.

Por su parte, la actividad agrícola creció como consecuencia de mayores cosechas de hortalizas con destino industrial y de cultivos anuales. Respecto de éstos últimos, destacó la producción de raps, remolacha, maíz y trigo. Compensó lo anterior la producción de papas que, debido a una menor superficie sembrada, redujo sus cosechas en el año.

La actividad ganadera registró una mayor producción porcina y de aves. Ésta última se vio incidida principalmente por mayores beneficios en pollos y pavos. Respecto de éstos últimos, el resultado es explicado por la baja base de comparación debido a la gripe aviar ocurrida el 2017.

Finalmente, el desempeño de la actividad silvícola fue reflejo de una mayor producción de trozas de pino destinadas a aserrío; en menor medida, una mayor elaboración de trozas de eucaliptus también explicó el resultado de la agrupación.


Pesca


La actividad ganadera registró una mayor producción porcina y de aves. Ésta última se vio incidida principalmente por mayores beneficios en pollos y pavos. Respecto de éstos últimos, el resultado es explicado por la baja base de comparación debido a la gripe aviar ocurrida el 2017.

Finalmente, el desempeño de la actividad silvícola fue reflejo de una mayor producción de trozas de pino destinadas a aserrío; en menor medida, una mayor elaboración de trozas de eucaliptus también explicó el resultado de la agrupación.


Minería


La actividad minera anotó un crecimiento de 5,2% en el año, luego de caer por tres años consecutivos. Si bien el primer semestre fue dinámico, se observó una ralentización en la segunda mitad del año. Lideró la actividad la explotación cuprífera. En contraste, el resto de la minería se contrajo debido a la extracción de hierro, oro y plata.

De acuerdo a cifras desestacionalizadas, la actividad minera cayó en el segundo trimestre para luego crecer sostenidamente en la segunda mitad del año.

Respecto de la actividad cuprífera, el desempeño fue explicado por una baja base de comparación debido a las paralizaciones acontecidas en el año 2017. Adicionalmente, se observaron mejoras de procesos y, en menor medida, mejores leyes del mineral en algunos yacimientos.


Industria Manufacturera


La industria manufacturera anotó un crecimiento de 3,9% anual, siendo el segundo trimestre el de mayor dinamismo en el año. En términos anuales, alimentos, bebidas y tabaco destacaron por su incidencia positiva. Compensando parcialmente este resultado se ubicó la elaboración de combustibles. Cifras desestacionalizadas mostraron un alto dinamismo en el segundo trimestre y resultados mixtos el resto del año.

Dentro de la elaboración de alimentos destacó la industria pesquera, reflejo de un alza en la elaboración y conservación de pescado y de una mayor producción de harina de pescado; este resultado estuvo en línea con lo observado en la pesca. Por su parte, el resto de la agrupación de alimentos se vio impulsada principalmente por una mayor elaboración de alimento animal, carnes, lácteos y conservas de frutas.

La elaboración de bebidas y tabaco fue liderada por la actividad vitivinícola, la cual presentó un repunte en el 2018 luego de dos años con cifras negativas; una mejor vendimia explicó este resultado. Asimismo, la elaboración de bebidas no alcohólicas y cervezas también aumentó. En contraste, la producción de tabaco con destino doméstico registró una caída en el período.

Por último, los combustibles tuvieron una contribución negativa en el margen, debido a una menor refinación de diésel y gasolinas.


EGA


La actividad electricidad, gas, agua y gestión de desechos (EGA) se expandió 5,0% durante el 2018, por una mayor generación eléctrica. En contraste, la gestión de desechos y suministro de gas cayeron en el período. En términos desestacionalizados, destacó el aumento observado en el primer trimestre y una posterior caída en el tercero.

El mayor valor agregado de la generación eléctrica se vio favorecido por una reducción en los costos de producción, debido a una mayor participación de las energías renovables, donde destacó la generación hidráulica, solar y eólica. En tanto, la generación térmica cayó principalmente por un menor uso de gas natural y diésel.

En contraste con lo anterior, el suministro de gas presentó la mayor incidencia a la baja; una menor demanda de la generación eléctrica y menores envíos al exterior explicaron principalmente este resultado. Un comportamiento similar ocurrió en la gestión de desechos, actividad que observó caídas durante todo el año.


Construcción


Luego de caer en el año 2017, la construcción se recuperó el 2018 acumulando un crecimiento de 3,2%; contribuyeron en este resultado principalmente la edificación habitacional y las actividades especializadas. En tanto, las obras de ingeniería exhibieron un crecimiento acotado. En contraste, la edificación no habitacional cayó en el período. Respecto de cifras desestacionalizadas, la actividad cayó en el segundo trimestre y se recuperó en el cuarto.

La edificación habitacional fue liderada por una mayor construcción de casas y departamentos. Asimismo, las obras de ingeniería fueron impulsadas por proyectos mineros y obras eléctricas. Por su parte, las actividades especializadas crecieron por un aumento de la demanda de estos servicios por parte de la edificación.

Finalmente, la caída en la edificación no habitacional fue producto de una menor construcción de oficinas respecto del año 2017.


Comercio


La actividad comercial cerró el año con un mayor dinamismo que el 2017 (5,0% el 2018). El comercio mayorista fue el de mayor incidencia, seguido por el comercio automotor y el minorista. De acuerdo a cifras desestacionalizadas, la actividad mostró un mayor dinamismo el primer semestre respecto de la segunda mitad del año.

El comercio mayorista exhibió cifras positivas en todos sus componentes, destacando las ventas de maquinarias y equipos, coherente con las mayores importaciones de estos bienes durante el año 2018.

En el comercio automotor destacó el alza en las ventas de vehículos automotores y, en menor medida, las mayores mantenciones y ventas de repuestos.

Finalmente, en el comercio minorista crecieron todos sus componentes, destacando las ventas de vestuario, calzado y equipos domésticos y supermercados.


Transporte


La actividad transporte y almacenamiento creció 4,4%, cifra superior a la observada en el 2017. Lideraron el crecimiento de la actividad los servicios conexos y de transporte terrestre de carga. Por otro lado, cifras desestacionalizadas mostraron un crecimiento sostenido durante el año.

Un mayor uso de carreteras y un aumento en las actividades de almacenamiento impulsaron a la agrupación de servicios conexos. Influyó también en el resultado de la actividad el crecimiento en los servicios de agencias de naves y puertos.

Por otro lado, el transporte terrestre de carga presentó un crecimiento en el período, en línea con sus principales demandantes.


Comunicaciones y servicios de información


Comunicaciones y servicios de información creció 4,7% liderado por la agrupación comunicaciones. El ritmo de crecimiento en la actividad se mantuvo estable durante el año, disminuyendo levemente en el último semestre. En términos desestacionalizados, la actividad creció en todos los trimestres.

En cuanto a los servicios de comunicaciones, su aumento se explicó principalmente por la telefonía móvil. El uso de datos móviles destacó en la agrupación, seguido por los servicios de voz. Por otro lado, este efecto fue parcialmente compensado por una caída en telefonía fija y de larga distancia.

Finalmente, la agrupación servicios de información fue impulsada por los servicios de procesamiento de datos, hosting y actividades conexas. Destacaron también las actividades de programación y de consultoría informática.


Servicios empresariales y personales


Los servicios empresariales crecieron el 2018 (3,2%) luego de caer el año anterior. Un similar comportamiento se observó en servicios personales, los que presentaron un ritmo de crecimiento superior al de 2017 (4,0% 2018; 2,7% 2017). De acuerdo a cifras ajustadas estacionalmente, los servicios personales crecieron durante el año, mientras que los servicios empresariales cayeron sólo en el tercer trimestre.

En cuanto a los servicios empresariales, destacó la recuperación en las actividades de arquitectura e ingeniería, revirtiendo dos años de tasas negativas. Por otro lado, los servicios administrativos y de apoyo presentaron un mayor dinamismo en el primer semestre que en el segundo.

Finalmente, la expansión de 4,0% en servicios personales se explicó por la salud privada y pública, ambas con una incidencia y dinamismo similar. Por su parte, tanto la educación pública como la privada también aportaron al crecimiento, incidiendo marginalmente en el resultado de la actividad.


Cuentas NacionalesOK