Norwegian pedirá a Boeing una indemnización por tener inmovilizados los aviones 737 MAX 8

|


Norwegian Air Shuttle

Norwegian Air Shuttle, la tercera mayor compañía de bajo coste de Europa, ha anunciado este miércoles que va a pedir una indemnización a Boeing por tener inmovilizados sus 18 aviones 737 MAX 8 después de que la UE decidiese este martes cerrar su espacio aéreo a este tipo de aeronaves después del accidente fatal del domingo en Etiopía en el que murieron 157 personas. 

Según consignó hoy el medio español  El País, la compañía con sede en Oslo exigirá al fabricante estadounidense una compensación económica por las pérdidas y los costes adiciones generados por tener que dejar en tierra sine die su flota de 737 MAX 8, según ha declarado un portavoz de la compañía.

Norwegian, que este martes cedió más de un 4% en Bolsa, es el primer cliente europeo de Boeing con 18 aviones 737 MAX 8. "Esperamos que Boeing asuma la factura", ha asegurado la compañía escandinava en una declaración remitida por correo electrónico a la agencia de noticias Reuters. "Vamos a enviar la factura total a Boeing", ha insistido esta mañana Lasse Sandaker-Nielsen, portavoz de la empresa, a la web www.e24.no. Según Sandaker-Nielsen, la posición de Norwegian es que esta "no debe ser penalizada económicamente porque un avión totalmente nuevo no puede volar". En román paladino, que el fabricante estadounidense debe hacerse cargo de los costes que supone la inmovilización de estos aviones, que cuestan cada uno unos 120 millones de dólares (unos 106 millones de euros). Desde principios de semana, las acciones de la low cost han caído un 10% en la Bolsa de Oslo.

El accidente del Boeing 737 MAX 8 de Ethiopian Airlines cerca de Adís Abeba este domingo, solo cuatro meses después de que otra tragedia de un avión de Lion Air de este mismo modelo dejase 189 muertos en Indonesia, llevó este martes a la UE y a otros países a cerrar su espacio aéreo a estas aeronaves. A pesar de las llamadas a la calma del fabricante y de que la investigación acaba de empezar, una notificación de la aviación civil estadounidense admitiendo "similitudes" con el accidente de Lion Air provocó una cascada de vetos a ese modelo en aeropuertos de medio mundo.

Las dudas sobre la fiabilidad del Boeing 737 MAX 8, aunque no haya una investigación concluida, fueron suficientes este martes para que se iniciara el efecto dominó que provoca el pánico. La Agencia Europea de Seguridad Aérea y la India se unieron al veto por tiempo indefinido de cualquier operación de estos aviones en su espacio aéreo, una medida a la que también se unieron China, Australia, Malasia, Singapur, Corea del Sur o Indonesia. Este miércoles, Emiratos Árabes Unidos, Vietnam, Nueva Zelanda, Líbano, Hong Kong y Guinea Ecuatorial, entre otros, se han sumado a la extensa lista de países que han cerrado su cielo a estas aeronaves. (Elpais.com)