CCS: sustancial deterioro de la situación externa durante la última semana

|


Exportaciones

En la última semana, el Índice de Condición Externa (ICE) de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS) experimentó un deterioro del 2,5%, ubicándose levemente por debajo de los 100 puntos, luego de un primer bimestre de crecimientos casi ininterrumpidos. Estos aumentos se venían manteniendo desde el 24 de diciembre, día en el que el ICE alcanzó el mínimo de los últimos 5 años (desde que se calcula el índice, en agosto de 2013) con 79,6 puntos.

El Índice se compone de cuatro subíndices que engloban los principales determinantes del escenario internacional para Chile, desglose que permite un análisis más pormenorizado de las causales del contexto. Los subíndices se refieren a los precios del comercio exterior, el atractivo de los mercados emergentes para los inversionistas internacionales, las condiciones crediticias que enfrenta Chile, y al sentimiento de los inversionistas globales.

El subíndice con mayor deterioro fue el de Sentimiento del Inversionista Global, que cayó 11,2% en la semana. Varios factores contribuyeron a este desempeño. Ante todo, durante la semana se deterioraron fuertemente las mediciones sobre aversión al riesgo global, si bien los niveles de la última semana de febrero fueron los más optimistas del año, por lo que el derrumbe resultó más marcado. De la mano de la mayor aversión al riesgo, en la última semana la volatilidad de las bolsas estimada por el índice VIX aumentó casi un 20%, el EMBI de países emergentes aumentó 8 puntos base y el dólar se apreció 1% contra las principales monedas del mundo. Todos los indicadores muestran un deterioro horizontal en los indicadores de sentimiento del inversionista.

El Subíndice de Precios del Comercio Exterior perdió 1,4 puntos, una caída del 1,2% durante la última semana. Tanto el precio del cobre como el precio del petróleo actuaron a favor de este deterioro. El precio del cobre cayó 1,3% hasta llegar a US$ 2,89 por libra el viernes 8 de marzo. El precio del petróleo, por su parte, subió 1%, avanzando hasta US$ 65,7 por barril el viernes. Ambos factores presionan negativamente la cuenta corriente de balanza de pagos, con el cobre siendo el principal producto exportado, y el petróleo, el principal importado, por Chile.

El Subíndice del Atractivo de Emergentes para los inversores internacionales mostró una caída del 2%, contribuyendo a la tendencia general. Los dos elementos cruciales para esta medición fueron el descenso del 2% en el valor del agregado de las acciones más relevantes en países emergentes (el Índice MSCI Emergentes), junto a la destrucción del 2% de las cuotas del principal ETF que invierte en la bolsa chilena (el ECH), cuyo stock de cuotas está fuertemente correlacionado con los ingresos netos de fondos externos para inversiones en renta variable local. Estos elementos permiten presumir un menor atractivo de emergentes que afectó también a Chile desde la óptica internacional.

Finalmente, el Subíndice de las Condiciones Crediticias para Chile contribuyó a moderar la caída del ICE, mejorando 9,3% en la última semana. Con la tasa de política monetaria de la FED sin variaciones, el rendimiento de los bonos del Tesoro de EEUU a 10 años cayó 9 puntos básicos entre el viernes 1 y el viernes 8 de marzo, reduciendo la base del costo de financiamiento de quienes se endeudan en Chile. También mejoraron levemente las condiciones de liquidez del mercado de crédito de EEUU, deprimiendo el riesgo de crédito en una de las principales fuentes de financiamiento mundial.

"En resumen, el contexto externo que enfrenta Chile experimentó la principal caída semanal desde la última Navidad, luego de una mejoría sustancial de casi 25% desde esa fecha. De este modo, el ICE señala que Chile vuelve a enfrentar un escenario externo similar al de fin de enero de 2018, previo al derrumbe de febrero pero todavía lejos del óptimo alcanzado el 21 de julio de 2017, cuando alcanzó los 117,6 puntos", consignó el organismo gremial.

"Con todo, en lo que va del año el ICE ha mejorado un 20% al 8 de marzo, en primer lugar gracias a la mejora del subíndice del sentimiento inversionista global, que creció 62%. En segundo lugar, destaca la incidencia del subíndice de condiciones crediticias, en tanto cayeron tanto el riesgo del crédito en EEUU y el rendimiento del bono del Tesoro estadounidense a 10 años durante el primer bimestre. El atractivo de los países emergentes casi no ha experimentado cambios netos desde principios de año. Finalmente, el índice de precios de comercio exterior actúo en contra de los anteriores, al haber sufrido un deterioro fundado en que, si bien el precio del cobre creció 10% en ese lapso, el precio del barril de petróleo subió 22% en total, presionando los pagos internacionales en el comercio exterior chileno", concluyó el informe.