​CGE anota un ascenso en su EBITDA a diciembre

|



CGEUn EBITDA consolidado de $183.104 millones anotó CGE, parte del grupo Naturgy, entre enero y diciembre de 2018.


Según los resultados consolidados para 2018, reportados a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF), el EBITDA del negocio eléctrico en Chile registró un incremento de 0,9%, $1.371 millones, con respecto a 2017.

Lo anterior se explica, entre otros ítems, por una disminución de Ingresos de Operación por $26.722 millones, explicados principalmente por menores ingresos en servicios a terceros y traspaso de clientes regulados a libres. Por otra parte, los costos operacionales disminuyeron en $28.093 millones, explicados por una menor compra de energía de clientes regulados, menor provisión de morosidad y menores gastos asociados a los planes de productividad en curso, compensados por mayores costos de operación y mantenimiento en prevención y gestión de contingencias climáticas y eventos naturales.

En el caso de Argentina, donde CGE abastece a 986.771 clientes en las provincias de San Juan, Tucumán y Jujuy, el EBITDA registró una disminución de $7.714 millones (47,8%) con respecto al año anterior. Esto debido, principalmente, al efecto de la devaluación del peso argentino y desfases en el reconocimiento tarifario de mayores costos producto de efectos inflacionarios extraordinarios durante el período.

En el ejercicio, la utilidad atribuible a los controladores alcanzó a $33.890 millones en comparación con los $179.105 millones de 2017. Esta diferencia se explica principalmente por efectos extraordinarios positivos en el resultado no operacional de 2017 asociados a la reorganización societaria de CGE, reliquidaciones, indemnizaciones de seguros, y a otros efectos negativos de 2018 que tienen relación con mayores gastos financieros y otros no recurrentes por bajas de activos por renovación y mayores multas.

Las inversiones consolidadas de la compañía ascendieron a $132.115 millones focalizadas, principalmente, en crecimiento y mejoras en calidad de suministro. La energía operada en Chile creció en un 3,5% con un aumento de clientes de un 2,5%, alcanzando los 2.927.806. Mientras que en Argentina, la energía operada se mantuvo estable con un aumento en el número de clientes de un 2,9%.