Vodafone despedirá al 24% de su planilla en España

|


Vodafone

Vodafone despedirá hasta 1.200 trabajadores en España "por razones económicas, productivas y organizativas", tal y como ha comunicado la operadora. Tal como consignó el medio español www.elmundo.es, para este proceso, se abrirá un período de consultas con los representantes de la plantilla a finales de este mes, a los que ya se les había adelantado la decisión. La compañía, con matriz en Reino Unido, cuenta en España con alrededor de 5.100 personas. El proceso podría llegar a alcanzar al 24% de su plantilla, es decir, casi la cuarta parte de la misma.En 15 días, ya el 25 de enero, se constituirá la mesa de negociación, por lo que las condiciones finales de los despidos se conocerían a finales de febrero.

La empresa argumenta que la demanda de los servicios asociados a la telefonía "sigue creciendo de forma exponencial", pero "no así los precios". El 50% de las altas brutas, esgrime la teleco, depende de ofertas low y medium cost', es decir, las que dejan menores ingresos por usuario. Los servicios paquetizados o convergentes cada vez están más reñidos, especialmente en un mercado en el que los principales competidores de Vodafone (Telefónica y Orange) han pagado por un activo como el fútbol.

Esta tendencia ya se observaba en los últimos resultados de Vodafone, en los que se constataba una caía de ingresos y de EBITDA. En esas cuentas, correspondientes al semestre del 1 de abril al 30 de septiembre de 2018, se plasmaron unos ingresos de 2.421 millones de euros, lo que suponía un descenso del 3,2% respecto al mismo periodo el año anterior.Esos datos coincidían con la depreciación de la marca en España que se había reconocido desde Londres. Vodafone asumió un impacto negativo de 2.900 millones por el deterioro de sus activos en el país, dadas las condiciones económicas y comerciales. Con estos despidos, Vodafone dice buscar "un modelo organizativo más simplificado y que refuerce la coordinación y las sinergias".

Sintomática fue la decisión de renunciar al pago por el fútbol en televisión, pese a que sus rivales directos de Telefónica y Orange habían invertido en ese sentido. "En la gestión hay que tomar medidas con un impacto a corto plazo si se quiere mirar a medio y largo", dijo al respecto Antonio Coimbra, consejero delegado de Vodafone España, aunque reconoció que ese impacto negativo frente a la competencia se notaría, al menos, hasta el próximo verano. Una intensa guerra de precios que se intensificó durante todo 2018, especialmente en los meses estivales, y que ha corrido en paralelo con el ascenso de un cuarto operador (MasMóvil) también ha perjudicado a Vodafone España, tal y como reconocen en la empresa.En una carta a los trabajadores recogida por Efe, Coimbra ha catalogado la medida como "difícil pero necesaria". Desde UGT se ha criticado que la situación que atraviesa la compañía "no es responsabilidad directa de la plantilla sino de los gestores de la empresa que, con la medida propuesta, pretenden solucionar su incapacidad demostrada y reiterada para la toma de decisiones estratégicas acertadas". (www.elmundo.es)