Activos de inversión: los cambios sugeridos de portafolios

|


Inflaciu00f3n

Las cifras de actividad en EE.UU. han dado cuenta de una merma, aunque aún sugieren un desempeño de la economía sobre su potencial en el corto plazo. De todos modos, la Reserva Federal, si bien subió su tasa de política monetaria en diciembre, señaló un ritmo de incrementos más gradual hacia el 2019. Mientras, a nivel doméstico

las cifras parciales de actividad de noviembre anticipan un contenido crecimiento anual del Imacec del período. Por otro lado, las expectativas de inflación del mercado han mostrado una disminución, especialmente en el corto plazo. Finalmente, el Banco Central de Chile mantuvo la tasa de política monetaria en 2,75% en su última reunión.

Desde Bice Inversiones, apuntan que "esperamos una moderación en las tasas de crecimiento de la economía de EE.UU. en los trimestres venideros, en vista del proceso de alzas de tasas ya efectuado por la Fed y la disipación del estímulo fiscal aplicado por el gobierno actual. Por el contrario, prevemos un desempeño más estable del resto del mundo, con bancos centrales que aún entregan un apoyo a sus economías." Para Chile en tanto, la entidad estima que para el cuarto trimestre de 2018 una expansión del PIB de un 2,9%, con lo que en el año "se consolidaría un crecimiento de 3,8%. Para el 2019, proyectamos un avance de 3,5%, caracterizado por un crecimiento de la inversión y estabilidad en la tasa de expansión del consumo ante un mayor crecimiento del empleo en relación al 2018. En función de lo anterior, estimamos que la inflación de 2019 alcanzaría una tasa de 2,9%."


Mercado accionario


En el ámbito accionario, Bice Inversiones señala que "si bien el crecimiento de utilidades corporativas sigue siendo robusto, este último se ha desacelerado, situación que junto a una dinámica macroeconómica global que se ha moderado en los últimos meses, nos lleva a esperar retornos para la renta variable más acotados que en meses anteriores. Lo anterior, se enmarcaría dentro de un escenario de mayor volatilidad, producto de tensiones comerciales entre China y EE.UU."

Para Enero, Bice Inversiones mantiene "acotado el riesgo dentro de nuestros portafolios conservando un posicionamiento neutral entre renta fija y renta variable." De acuerdo a su último informe mensual, la entidad indica que dentro de la renta variable, "seguimos favoreciendo mercados emergentes por sobre desarrollados, dado los atractivos niveles de valorización que exhiben estos últimos al igual que la mejor dinámica de utilidades que presentan en relación a sus pares desarrollados. En renta fija internacional, redujimos nuestra exposición a activos de menor calidad crediticia en EE.UU. (High Yield EE.UU.) favoreciendo deuda corporativa latinoamericana en dólares.


Renta fija y variable


Por el lado de renta variable internacional, Bice Inversiones indica que "mantenemos nuestra exposición a activos emergentes, por cuanto estos últimos siguen presentando un atractivo en términos de valorizaciones, al mismo tiempo que exhiben un mejor crecimiento de utilidades en relación a sus pares desarrollados, en un contexto donde la dinámica macroeconómica sigue siendo favorable. Asimismo, se ha comenzado a dar una salida de flujos desde mercados desarrollados hacia activos de países emergentes, situación que junto a la moderación en la trayectoria de alza de tasas de interés por parte de la Reserva Federal y nuestra expectativa de menores tensiones comerciales entre China y EE.UU., creemos que beneficiaría en mayor medida el desempeño de mercados emergentes."

En renta fija internacional, la entidad consigna que "las últimas cifras de actividad dan cuenta de una desaceleración en EE.UU., lo que junto al último comunicado de la Fed, plantea un escenario de menor crecimiento en el próximo año. Consistente con este escenario, la autoridad redujo la inflación esperada, y espera menos alzas de la tasa de referencia. De este modo, la tasa de los bonos del tesoro de EE.UU tuvo una caída sostenida, especialmente para los plazos más largos. Asimismo, y en consideración a la desaceleración de la actividad en EE.UU., creemos prudente disminuir la exposición a activos de baja calidad crediticia, como High Yield norteamericano, y optar por deuda corporativa en dólares de Latinoamérica, en la que se han visto mejoras en sus fundamentales, como menor es niveles de apalancamiento y un aumento en los márgenes."

Mientras, en el mercado de renta variable local, señala que "aunque seguimos privilegiando mercados emergentes por sobre desarrollados, continuamos con un posicionamiento neutral en acciones locales con el fin de mantener el riesgo acotado dentro de un portafolio global diversificado. Asimismo, aunque la bolsa local se encuentra atractiva en términos de valorizaciones, consideramos que para observar un rebote sostenido es necesario que se moderen las tensiones comerciales a nivel global de forma significativa y al mismo tiempo se genere una estabilización en las cifras macroeconómicas a nivel global."

En cuanto a la renta fija local, concluye la institución, "nuestra visión de inflación para el 2019 apunta a una tasa de 2,9%, situación que favorecería el devengo de los instrumentos indexados. Por otra parte, si bien se mantienen en valores bajos desde una perspectiva histórica, el diferencial de tasas entre bonos de empresas y gobierno aún es positivo, lo que entrega un retorno superior a los bonos corporativos en relación a los bonos estatales. Finalmente, si bien prevemos un ciclo de alzas en la TPM, estimamos que sería gradual, por lo que vemos valor en la parte media de la curva de tasas. Con todo, mantenemos nuestra preferencia por bonos en UF dentro de un portafolio diversificado, con una mayor exposición hacia bonos corporativos."


Tipo de cambio


Por último, Bice Inversiones apunta que el tipo de cambio local acumuló un alza de 3,60% durante diciembre hacia valores cercanos a $695, en un contexto de presión sobre los activos de riesgo tras preocupaciones asociadas al crecimiento global y comportamiento lateral en el precio del cobre. "Nuestra visión fundamental (actividad y precio del cobre) estimamos que sería consistente con una apreciación del peso desde sus valores actuales. No obstante, lo anterior no estará exento de volatilidad, en vista del proceso de alza de tasas de la FED y desempeño de la actividad de China", menciona en su reporte.