​Por Qué No Llegó la Carta

|


Hermogenes Perez de Arce

La carta de pésame del Presidente a Marcelo Catrillanca, con motivo de la muerte de su hijo Camilo, no llegó a destino, afirmó el segundo. El primero, a través de su vocera, aseguró que la envió y para acreditarlo publicó un facsímil de la misma en los diarios. Pero Catrillanca reiteró que nunca la recibió. ¿Qué falló? ¿Correos de Chile? ¿Chilexpress? ¿El estafeta de La Moneda? No: falló el remitente, el Presidente, pues demostró no saber que el territorio que gobierna por mandato popular tiene ahora “un pedacito menos”, para usar las palabras de un antecesor suyo a quien mucho admiraba, Patricio Aylwin: la zona donde vive Catrillanca. Aylwin, bajo su respectivo mandato (1990-1994), perdió también “un pedacito” del territorio a su cargo, llamado Laguna del Desierto, pero tampoco le importó demasiado. Claro, al menos se dio cuenta; Piñera no.

Pues éste, en efecto, ha perdido otro pedacito en estos días, un territorio de la novena región llamado “Temucuicui”, donde vive Marcelo Catrillanca, a quien iba dirigida la carta. Allí, como ya la zona no es parte del país, no llega el correo. A la misma ni siquiera pueden entrar los carabineros, según informó “El Mercurio” del 19 de julio de este año. No han podido llevar notificaciones judiciales ni de otra índole a los habitantes de ese territorio desde hace meses, informó el diario, dando cuenta de que 31 individuos no han podido ser notificados allí por los tribunales chilenos: “Carabineros no ha logrado cumplir con el trámite debido a que los comuneros se comportan en forma violenta”.

Los carabineros saben que si aplican la fuerza contra los violentos el gobierno “los da de baja” y hasta pueden terminar procesados y condenados por los tribunales, como estamos viendo en estos días. Luego, aplican la vieja lógica pragmática: “Carabinero que arranca sirve para otra vez”. Para qué sirven, si no pueden hacer nada ante la violencia, es otro tema. Pero al menos ya está claro por qué no llegó la carta de pésame del Presidente a Marcelo Catrillanca: éste ya no reside en territorio que pueda ser llamado chileno, para efectos prácticos, al menos.


Hermógenes Pérez de Arce