El año en que la Transformación Digital apareció en la Agenda

|


Alfredo Barriga

El pasado año hubieron más de 15 seminarios y eventos alrededor de la Transformación Digital. No pude asistir a todos, en parte por falta de tiempo y en parte porque en más de una ocasión hubo más de uno al mismo tiempo. Lo que más me llamó la atención es que a todos los que asistí había una asistencia masiva. Lo segundo que me llamó la atención fue que el presidente Piñera asistió y participó en varios de ellos, no solo en Chile, sino que también en el extranjero. Sé de esto último porque en más de una ocasión me solicitó “insights” para su relato.

2018 fue el año en que se mandó al congreso la ley de transformación digital del Estado, la ley de teletrabajo, la ley de protección de datos, la “ley Uber” y la tributación de la economía digital. Fue el año de la ciberseguridad. Fue el año en el que los proyectos de inteligencia artificial en empresas chilenas arrancaron, especialmente para atención al cliente y para la automatización de procesos. Fue el año en que Google anunció que invertiría en Chile para sus servicios en la nube, lo mismo que Amazon. Fue el año del primer centauro de Chile, Cornershop. Fue el año en que las grandes cadenas de retail finalmente tomaron nota de que Amazon y Alibaba llegan en serio a la región. Fue el año en que TVN naufragó entre otras cosas porque los televidentes se están yendo hacia Internet. Fue el año en que se lanzó la primera Red Latinoamericana de Expertos en Transformación Digital, con el objetivo de acelerar la adopción de la cuarta revolución industrial en la región, y a la cual me integré. Fue el año en el que personeros de SOFOFA y la CPC, sin ser expertos en el tema, hablaron de la transformación digital. Fue el año en que he visto más columnas en la prensa escritas por personas que no son del ámbito. En conclusión, 2018 fue el año de la toma de conciencia por parte de la sociedad de que la revolución industrial 4.0 es en serio.

Todo lo anterior es una excelente noticia para Chile, pero hay un gran peligro detrás: que pensemos que ya estamos transformando digitalmente nuestra sociedad. Nada más lejos de la realidad. Los que estamos inmersos en la revolución 4.0 coincidimos en señalar que a pesar de lo mucho avanzado, quedamos con sabor a poco. A muy poco. La transformación digital no es una lista de proyectos digitales. Va a la raíz misma de cómo hacemos la sociedad. De cómo armamos la economía. De cómo hincamos el diente a los cambios estructurales que se requiere acometer urgentemente, con decisión y valentía. Especialmente, en lo que se refiere a educación, trabajo y marco legal.

Chile no cuenta con una estrategia de transformación digital a medio y largo plazo, y es prioritario y urgente hacer una. De lo contrario, todos los esfuerzos realizados hasta ahora quedarán en una caótica suma de proyectos sin rumbo.

Deseo que en este año 2019 de verdad nos “pongamos las pilas” para generar esa estrategia a medio y largo plazo. Es muy halagador la cantidad de empresas que me han solicitado hacerles una conferencia para su “kick-off”, pero de poco servirá sin una estrategia de transformación digital que les permita reinventarse.


Alfredo Barriga Cifuentes

Consultor en Transformación Digital

Profesor UDP

Ex Secretario ejecutivo de Desarrollo Digital

Autor del libro “Futuro Presente: cómo la nueva revolución digital afectará mi vida”