Trump no descarta intervenir en caso de ejecutiva de Huawei arrestada en Canadá

|


Trump 3

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo el martes que podría intervenir ante el Departamento de Justicia en el caso contra una ejecutiva de la china Huawei Technologies si ayudara a cerrar un tratado comercial con Pekín.

La presidenta de Finanzas de Huawei, Meng Wanzhou, fue arrestada el 1 de diciembre en Canadá y ha sido acusada de engañar a bancos multinacionales sobre transacciones ligadas Irán, poniendo a las instituciones financieras en riesgo de violar las sanciones estadounidenses.

“Si creo que es bueno para lo que ciertamente será el mayor acuerdo comercial que se haya hecho, lo que es algo muy importante, lo que es bueno para la seguridad nacional, ciertamente intervendría si lo considerara necesario”, afirmó en Trump en una entrevista con Reuters en la Oficina Oval.

Trump expresó su optimismo de que podría llegar a un acuerdo comercial con el presidente chino, Xi Jinping, en momentos en que ambos países luchan por resolver una disputa que ha contribuido a unas recientes caídas del mercado bursátil estadounidense.

El arresto de Meng se produjo el mismo día en que Trump y Xi declararon una tregua de 90 días en su guerra comercial durante unas conversaciones en la cumbre del G-20 en Buenos Aires, Argentina.

Trump, quien quiere que China abra sus mercados a más productos fabricados en Estados Unidos y detenga lo que Washington describe como robo de propiedad intelectual, dijo que aún no había hablado con Xi sobre el caso contra la ejecutiva de Huawei.


Libertad bajo fianza


Cabe mencionar que anoche, un juez canadiense ha concedido  la libertad bajo fianza a Meng Wanzhou tras el pago de una fianza de 10 millones de dólares canadienses (7,5 millones de dólares estadounidenses) y con la obligación de cumplir varias medidas de vigilancia. Además, tendrá que ponerse a disposición de la justicia el próximo 6 de febrero y deberá entregar su pasaporte. De esta forma, Meng ya no dormirá en el centro correccional Alouette, ubicado a unos 50 kilómetros de Vancouver, donde pernoctó desde su detención el pasado 1 de diciembre, cuando hacía una escala procedente de Hong Kong y con destino a México.


Conversaciones con China


Como consecuencia de su reunión con Xi en Buenos Aires, Trump dijo en la entrevista que unas conversaciones comerciales con Pekín se están realizando por teléfono, y probablemente se sostendrán más reuniones entre funcionarios estadounidenses y chinos.

Dijo que China ha vuelto a comprar grandes cantidades de soja estadounidense, un cambio después de que Pekín impuso en julio aranceles a la oleaginosa procedente de Estados Unidos en represalia por las tarifas de Washington sobre los productos chinos.

“Hoy escuché que están comprando enormes cantidades de soja. Están comenzando, comenzando justo ahora”, aseguró Trump.

Pero operadores en Chicago dijeron que no han visto evidencia de un resurgimiento en dichas compras por parte de Pekín, que el año pasado compró alrededor del 60 por ciento de las exportaciones estadounidenses de soja en acuerdos valorados en más de 12.000 millones de dólares.


Asesinato de Khashoggi


En otro tópico, durante la entrevista de 30 minutos, Trump también abordó la controversia en torno al asesinato de Jamal Khashoggi el 2 de octubre, y dijo que apoya con firmeza al príncipe heredero de la corona saudí, Mohammed bin Salman, pese a las acusaciones de que fue el autor intelectual de la muerte del periodista.

Trump se negó a comentar si el príncipe heredero fue cómplice del asesinato, pero tal vez brindó su apoyo más explícito a MbS, como se conoce al príncipe, desde la muerte de Khashoggi hace más de dos meses.

“Es el líder de Arabia Saudita. Han sido un muy buen aliado”, dijo Trump. Al preguntarle si apoyar a Arabia Saudita también significa apoyar al príncipe heredero, Trump dijo: “Bueno, en este momento, ciertamente es así”.

En el frente interno, Trump desestimó las preocupaciones de que podría enfrentar la posibilidad de un juicio político cuando los demócratas, que buscan supervisar más al mandatario, tomen el mando de la Cámara de Representantes en enero.

“Es difícil hacerle un juicio político a alguien que no ha hecho nada malo y quien ha creado la mejor economía en la historia de nuestro país”, sostuvo. “No estoy preocupado, no. Creo que la gente se sublevaría si eso ocurriera”, agregó. (Reuters)