​Kramer vs Piñera

|


Enrique Goldfarb 1SEMANA

Entre los espectáculos que brindó la Teletón figuró Stefan Kramer, quien no halló nada mejor que sacar del baúl de las cosas añejas la imitación del Presidente de la República, en la forma burlesca que le es conocida. Me pareció tanto una falta de criterio como de respeto, y de proporciones.

Si hay algo que se hace cada vez más usual en todos los planos en el país, es lo que Kramer coronó con su imitación de Sebastián Piñera, una falta de respeto hacia las autoridades. Los carabineros y profesores son víctimas habituales, y en forma creciente. ¿Quién se habría imaginado que sería necesaria una ley para contener los excesos de los alumnos de colegio? Falta todavía una ley que castigue en forma más severa el maltrato a los carabineros.

En donde reina una disciplina más rígida, eso pasa a ser una falta imperdonable. Por ejemplo, en las FFAA, en las familias bien constituidas y por qué no decirlo, si le creemos a las películas, también entre gansgsters, donde la falta de respeto puede desatar castigos terribles.

Fue conocida la reacción que tuvo el presidente de Francia para con un niño (en las fotos de no más de 14 años) quien en un encuentro que celebraba el 78º aniversario del llamado de De Gaulle a la resistencia armada en la 2ª Guerra Mundial, recibió de su parte el trato de “Manu”, su diminutivo familiar. Macron le respondió: “llámame señor presidente o señor". Y agregó: "El día que quieras iniciar una revolución, consigue un título y aprende a mantenerte por ti mismo, ¿de acuerdo? Después puedes sermonear a los demás".

En este caso Kramer no es ningún impúber y tampoco recibió una reprimenda del Primer Mandatario. Éste simplemente lo ignoró cuando los periodistas le preguntaron qué le había parecido el numerito del imitador; en cambio, y en forma muy elegante, respondió felicitando a la Teletón por haber logrado la meta.


Enrique Goldfarb