​Andalucía remece inesperadamente el panorama político español

|


Andalucia

Con un resultado que dio un revés inesperado a los socialistas y puede dejar al partido de extrema derecha Vox la llave del gobierno regional, Andalucía estrenó el domingo un ciclo electoral muy intenso después de unos comicios catalanes marcados por la crisis secesionista y la llegada del socialista Pedro Sánchez al Gobierno español en junio.

Las elecciones locales, regionales y europeas están previstas en mayo y no es descartable que haya votaciones generales anticipadas ante la frágil mayoría de Sánchez, que apenas controla una cuarta parte del Congreso.

“Esto acaba de empezar”, dijo en una rueda de prensa el presidente del conservador Partido Popular (PP), Pablo Casado. “España ya no puede aguantar más”.

Los expertos creen que el paisaje que dibujan los resultados en Andalucía ha llegado para quedarse, con la fragmentación política y una creciente polarización, especialmente sobre la organización autonómica y la inmigración.

“Lo que sucedió el domingo lo cambia todo”, aseguró Narciso Michavila, el director de la empresa de sondeos GAD3, que había anticipado en una encuesta que Vox obtendría hasta 10 diputados, pero que aún así considera el resultado sorprendente y que cambia el terreno de juego.

Los resultados muestran que los votantes de ambos lados del arco político utilizaron las elecciones regionales para enviar algunos mensajes sobre política nacional al presidente Sánchez: desde que se ha sido muy indulgente con las concesiones a los nacionalistas catalanes que le ayudaron a obtener el poder, hasta el deseo de las elecciones anticipadas, argumentó.

Un alto cargo socialista de Andalucía estuvo de acuerdo con esta visión. Bajo condición de anonimato dijo que la postura del Gobierno central de Sánchez ha sido “tibia” con los independentistas y ha dejado a los votantes de izquierdas en casa, con una alta abstención, en lo que ha sido un feudo del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) durante 36 años.

Sánchez se ha pronunciado a favor de una consulta para otorgar una mayor autonomía a Cataluña y el 12 de diciembre detallará en el Congreso un plan para explicar los pasos a seguir y solventar este conflicto, que divide con fuerza a la opinión pública española.


“Determinantes”

“Las implicaciones para el resto de España son determinantes”, dijo el líder de Vox, Santiago Abascal, en una rueda de prensa en la que expuso las ambiciones de un partido que hasta el momento operaba al margen de las instituciones y que ha sabido aprovecharse del agotamiento del modelo de los partidos tradicionales.

La preocupación por la unidad de España y la inmigración también han sido las bazas más importantes de la campaña de Vox.

Su éxito electoral del domingo ha sido el primero significativo para la extrema derecha en décadas de democracia en España.

Vox dice estar en contra “solo” de la inmigración ilegal y se opone a dar más poder a las autonomías, en lo que ya es uno de los países más descentralizados de Europa.

“Estoy seguro de que Vox tendrá representación en todos los municipios y autonomías donde se va a presentar”, dijo Pablo Simón, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Carlos III de Madrid.

“El multipartidismo español va a tener su extrema derecha como los otros países europeos”, añadió.

Por su parte, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos -también ministro de Fomento-, aseguró que las elecciones en Andalucía convencen al Ejecutivo de Sánchez en que debe perseverar con sus políticas en lugar de cambiarlas.

El propio Sánchez tuiteó que proseguiría con su senda europeísta.

El vicepresidente primero de Vox, Víctor González, dijo a Reuters que desde su punto de vista no hay prisa en que se convoquen elecciones generales, ya que está convencido de que su partido tendrá un crecimiento exponencial. “Un adelanto electoral nos perjudicaría porque vamos a seguir creciendo”, explicó.

Todavía hay muchas incógnitas, entre las que destaca quién gobernará finalmente en Andalucía, con contactos preliminares que ya comenzaron poco después de conocerse los resultados.

Las fuerzas de la derecha suman una mayoría suficiente, con Vox mostrando apoyo a un eventual Gobierno del Partido Popular y Ciudadanos, lo que convierte este escenario en el más probable, según los analistas.

Pero una alianza con la extrema derecha podría complicar las ambiciones europeas de Ciudadanos, que alternativamente ya ha pedido al Partido Popular (PP) y al PSOE que le permitan gobernar en la región.

En las calles de Madrid, algunos creen que lo que pasó es simplemente el reflejo de que ya no se entiende hacia dónde se dirige el país. “La gente ya no sabe por quién votar”, dijo el jubilado Llanos Gómez. “Ha habido mucho engaño, muchos políticos nos han decepcionado y la gente no sabe qué hacer”, añadió.