​Una Cosecha Abundante

|


Juan David Quijano 4 1

La intensa lluvia y granizos que cayó en la zona centro sur del país el lunes 12 de noviembre podría tener graves efectos sobre los cultivos y exportaciones agrícolas de esta zona, además del empleo.

La situación es sin duda muy lamentable, ya que en especial muchos pequeños productores perdieron parte importante de sus cosechas y con eso también, parte importante de sus ingresos.

Lamentablemente el clima es una variable impredecible y prepararse para enfrentar este tipo de situaciones por medio de la instalación de protectores o techos en los cultivos, implica un mayor costo para los agricultores.

Pero, cómo tener una cosecha abundante en nuestras vidas. Cómo cosechar en abundancia cosas buenas. Cómo poder mirar a nuestro alrededor y ver crecer a nuestros hijos con amor y rectitud, con un sentido de responsabilidad y respeto por los demás, cómo tener la tranquilidad que nuestros niños se comportan con integridad en todo momento, aun cuando no estemos presentes. Cómo ser felices en nuestro matrimonio y ver crecer a nuestras familias en forma plena y alejados de la maldad. Cómo tener abundancia de paz en nuestras vidas.

Dios bendice a todos los que le obedecen y siguen sus enseñanzas. Él dice en el libro de Juan, que nos ha puesto para que llevemos fruto, y nuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidamos al Padre en el nombre de Jesús, Él nos lo dé, pero noten que primero dice claramente que “nos ha puesto para que llevemos fruto y nuestro fruto permanezca”.

Y cuál es ese fruto del que habla Jesús, sin duda alguna es el fruto del Espíritu de Dios y que el libro de Gálatas claramente lo describe diciendo: “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza”. Sin lugar a dudas quien abunde en estas cosas podrá cosechar una vida abundante y gozar de las bienaventuranzas que Dios ha preparado para sus hijos.

Por eso rindamos nuestras vidas a Dios, invitémosle a entrar en nuestros corazones, pidámosle que nos bendiga con el fruto de su Espíritu Santo, que quite de nosotros todo lo malo, el egoísmo, el rencor, los celos, la ira, la envidia, y cosas semejantes a estas que no permiten que podamos alcanzar la verdadera paz para nuestras vidas.


Juan David Quijano