​Clínica Las Condes: Feller Rate cambia a "Positivas" sus perspectivas por mejoría en situación financiera

|


Clinica Las Condes2 CLC


Feller Rate ratificó en “A-” la solvencia y las líneas de bonos de Clínica Las Condes S.A. (CLC). A su vez, mantuvo las acciones en “Primera Clase Nivel 3”. Las perspectivas de la clasificación se modificaron a “Positivas”.

La clasificación “A-” asignada a Clínica Las Condes S.A. refleja un perfil de negocio “Satisfactorio” y una posición financiera “Intermedia”.

A junio de 2018, los ingresos de CLC alcanzaron $105.304 millones, exhibiendo un incremento del 8,6% en comparación a junio de 2017. Lo anterior, potenciado por un crecimiento del 4,8% en hospitalización, 15,5% en urgencias y 19% en otros.

Por otro lado, las mejoras obtenidas a nivel operacional y la eliminación de los efectos puntuales, generaron que el ebitda de la compañía se incrementara hasta $15.348 millones, en comparación a los $3.823 millones obtenidos a junio de 2017. Ello, además, se tradujo en un mejoramiento en los márgenes de la clínica; así, el margen ebitda alcanzó un 14,6%, cifra por sobre lo obtenido desde 2015.

En marzo de 2018, en línea con el plan de mayores eficiencias financieras implementado por la entidad, se colocaron en el mercado nacional los bonos serie E y F por UF 2,5 millones y UF 3,5 millones, respectivamente, para el refinanciamiento de pasivos financieros.

Ambos bonos se encuentran con una estructura bullet.

Durante el primer semestre de 2018, la entidad continuó realizando su plan estratégico, enfocado en mayores eficiencias operacionales y financieras. Esto se tradujo, como ya se mencionó, en una recuperación del ebitda y en un perfil de vencimientos más a largo plazo, lo cual generó un mejoramiento en los indicadores de cobertura. Así, a junio de 2018, la deuda financiera neta sobre ebitda alcanzó 10,4 veces, por debajo de lo obtenido durante el primer semestre de 2017 (13,4 veces), sin embargo, por sobre los rangos históricos de la entidad.

Por otro lado, los costos financieros se incrementaron de forma relevante, debido a los costos de una sola vez relacionados con la reestructuración financiera producto del prepago de créditos bancarios, generando que la cobertura de ebitda sobre los gastos financieros disminuyera hasta 1,6 veces en comparación a junio de 2017 (1,8 veces).

No obstante, se debe señalar que estos indicadores de cobertura contemplan un ebitda anualizado por doce meses móviles, lo que genera que se consideren los últimos seis meses de 2017 incorporando efectos puntuales, como son los costos de desvinculación.

PERSPECTIVAS

Las perspectivas “Positivas” se deben al mejoramiento financiero por sobre lo esperado, producto de la estrategia enfocada en mayores eficiencias. Ello permitió mejorar los niveles tanto de generación de ebitda como los indicadores de coberturas y de liquidez.

ESCENARIO DE ALZA: Considera que la entidad continúe aumentando su generación de FCNOA y ebitda, mediante avances operacionales y una mayor actividad.

Se espera que lo anterior, en conjunto con menores necesidades de inversión, optimización de capital de trabajo y el uso de recursos propios para su financiamiento, permita continuar con la recuperación de los índices de cobertura por sobre los niveles acordes con la clasificación de riesgo actual de la entidad.

En particular, se espera que el ratio de deuda financiera neta sobre ebitda disminuya, en el corto plazo, a niveles cercanos a 6 veces.

ESCENARIO DE ESTABILIZACIÓN: Incorpora que las mejoras estimadas en la generación de la compañía se reflejen de forma más paulatina. Lo anterior, generando que, en el corto plazo, el ratio de deuda financiera neta sobre ebitda se encuentre cercano a las 8 veces.