​Las Proyecciones 2019 de seis grandes gremios empresariales

|


Proyecciones Economicas 1

“Nuestras proyecciones internas muestran una mejoría en los últimos doce meses, pues hace un año comentábamos que las proyecciones de consenso para el crecimiento de este año habían escalado hasta un 3%, cifra que hoy vemos en torno al 4%. Este dato no es menor, porque por primera vez en los últimos 5 años las proyecciones para Chile son corregidas consecutivamente al alza y no a la baja”, señaló Peter Hill, presidente de la Cámara de Comercio de Santiago (CCS), en su discurso de apertura durante el seminario “Proyecciones Económicas Sectoriales 2019 ¿Creceremos contra viento y marea?”

El encuentro contó con la participación de representantes de los principales sectores de la economía nacional: Álvaro Merino, gerente de Estudios de la Sociedad Nacional de la Minería (Sonami); Francisco Gana, gerente de Estudios de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA); Rafael Palacios, director de Políticas Públicas de la SOFOFA; Javier Hurtado, gerente de Estudios de la Cámara Chilena de la Construcción (CCHC); Luis Opazo, gerente de Estudios de la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (ABIF) y George Lever, gerente de Estudios de la CCS, quienes entregaron sus previsiones para la economía nacional para el próximo año.

El dirigente gremial reconoció sin embargo, que 2019 en general, se espera una desaceleración, considerando una base de comparación más exigente y un escenario externo más complejo.

Peter Hill señaló que entre los principales desafíos para 2019 se encuentra “la exigente convergencia del déficit fiscal, la consolidación de la recuperación en la inversión y del crecimiento, y el repunte en la creación de empleo, tal vez la variable más rezagada en nuestra economía, que es fundamental para conseguir nuestros objetivos de equidad, bienestar y desarrollo”.

Hill manifestó que “estos desafíos son de todos, de las políticas públicas y del marco institucional, incluyendo la tramitación de las nuevas reformas tributaria y previsional, el diseño de un proyecto de reforma laboral, no solo en el sentido de solucionar los problemas de los cambios recientes en materia sindical, sino con énfasis en modernizar la institucionalidad del mercado del trabajo, una de las grandes tareas pendientes de nuestro país. El sector privado también tiene un rol preponderante que jugar, desplegando sus estrategias, implementando inversiones, generando empleo, mejorando la calidad de vida de los consumidores”.


MINERÍA

El gerente de Estudios de Sonami, Álvaro Merino, proyectó que el próximo año el sector minero crecerá sólo un 1% con una producción de cobre cercana a las 5.850.000 toneladas y estimó que el precio del cobre se situará en un rango entre 2,95 y 3,05 US$/lb y exportaciones mineras por un monto de 43 mil millones de dólares.

“El modesto desempeño proyectado para la minería el próximo año se explica, fundamentalmente, porque no hay nuevas faenas mineras que ingresen al parque productivo o incrementos relevantes de producción de yacimientos en actual operación, por ello es muy importante como país, reencantar nuevamente a los inversionistas y dar un impulso robusto a la inversión”, sostuvo el gerente de Estudios de SONAMI.

En su exposición, el ejecutivo analizó el impacto que está teniendo en la industria la guerra comercial entre Estados Unidos y China, especialmente en el precio del cobre que ha mostrado una tendencia a la baja. En efecto, en los dos primeros trimestres del presente año el cobre alcanzó una cotización promedio de US$3,14 por libra, en tanto que en el trimestre julio-septiembre llegó a US$2,77, esto es una caída de 12%.

“Debemos tener presente que si se allanan las posiciones y se alcanza un alto grado de entendimiento, lo más probable es que veamos precios al alza al despejarse la incertidumbre respecto del desempeño de la economía mundial, en caso contrario, continuaremos viendo precios del cobre deprimidos”, acotó.

En cuanto al presente año, señaló que en 2018 la actividad minera crecerá un 5% respecto del año anterior, con una producción de cobre cercana a los 5 millones 800 mil toneladas.

Agregó que el precio del cobre promedio anual, que ha mostrado una alta volatilidad debido a la guerra comercial entre Estados Unidos y China, se situará en torno a 2,95 US$Lb, mientras que las exportaciones mineras alcanzarán un monto de 42 mil millones de dólares.


CONSTRUCCIÖN

Javier Hurtado, gerente de Estudios Cámara Chilena de la Construcción, explicó que en 2018 el sector construcción prácticamente afianzó su proceso de recuperación económica, explicado por el efecto de bases de comparación poco exigente durante la primera mitad del año y por la apertura de proyectos privados de inversión de menor tamaño “ya sea porque representan un menor costo relativo de tramitación en el sistema público para su ejecución, y/o porque muchos de ellos constituyen una necesidad impostergable de reposición del stock de capital existente”. En efecto, se estima un alza en torno a 4% anual para la inversión sectorial en 2018.

Por otra parte, se espera que la inversión agregada del sector construcción aumente 4,6% anual en 2019, con un rango de 2,6% a 6,6% anual, en línea con los mejores resultados de la inversión sectorial catastrada en la CBC.

En resumen, luego de que la inversión sectorial consolidara su proceso de recuperación en 2018 respecto de lo observado en los últimos tres a cuatro años, la inversión continuará creciendo a una tasa algo mayor en 2019 respecto de la observada en 2018, para posteriormente converger a tasas más acorde con su real capacidad productiva en 2020 (entre 1,4 y 5,4% anual).


INDUSTRIA

Rafael Palacios, director de Políticas Públicas Sofofa, manifestó que la Institución mantiene sus perspectivas de crecimiento para el sector industrial manufacturero nacional para lo que resta del año y para el 2019. Y si bien se observa en el último trimestre una leve -pero sostenida- desaceleración de las tasas de crecimiento a 12 meses observadas en los primeros 9 meses del año, ésta se explica -en gran medida- por las mayores bases de comparación. “No obstante, entendemos también que existe un ajuste en las expectativas tanto de los consumidores como de los empresarios, luego de la importante recuperación en la confianza que observamos a mediados del año 2017 en vista al nuevo ciclo político en el país. Con todo, no consideramos que este ajuste represente el comienzo de un nuevo ciclo recesivo”, explicó.

Dicho lo anterior, SOFOFA proyecta para este año 2018 un crecimiento del Producto Interno Bruto de 4%, lo que se compara muy positivamente con las bajas tasas de crecimiento de los años anteriores. “En línea con este nuevo ciclo expansivo, estimamos que la producción manufacturera local alcanzará este año un crecimiento de 3,8%. Para el año 2019, en tanto, proyectamos un crecimiento del PIB de 3,7%, con una actividad manufacturera creciendo entre 3% y 3,5%. Tal como se mencionó anteriormente, nuestras perspectivas se mantiene positivas y las menores tasas de crecimiento, proyectadas para el 2019 respecto de este año, responden a una mayor base de comparación y al ajuste de las expectativas de los agentes de cara a los resultados de las reformas enviadas por el Ejecutivo que hoy en día se discuten en el Congreso. Sin embargo, el desempeño económico del año 2019 también dependerá en buena medida de las condiciones financieras externas y de los efectos de la guerra comercial”, explicó el ejecutivo.


BANCA

Luis Opazo, gerente de Estudios de la ABIF destacó que las colocaciones bancarias han mostrado un mayor dinamismo durante el 2018, registrando a la fecha un crecimiento en torno a 6% real en doce meses. “Esto se explica en gran medida por el crecimiento de las colocaciones comerciales, lo cual se encuentra directamente vinculado al ciclo económico, donde la inversión agregada ha aumentado notoriamente respecto a años anteriores”.

En relación a las perspectivas para el próximo año, señaló que “el rango de crecimiento esperado de las colocaciones se ubica en torno a 7% real, será clave ir monitoreando los avances en los mercados internacionales y sus efectos en la economía local (por ejemplo, la denominada guerra comercial).


AGRICULTURA

Francisco Gana, gerente de Estudios de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA), señaló que “este año esperamos un crecimiento del PIB agrícola 3,5%. Las exportaciones del sector crecerán al menos un 8% (US$ 16.600 millones) y es posible que superen los US$ 17.000 millones. Los agricultores e inversionistas tienen expectativas optimistas que deberían generar bases sólidas para el crecimiento a futuro.

Agregó que asumiendo condiciones climáticas normales para el 2019 “estimamos un crecimiento del 3,1%. Prevemos un crecimiento casi nulo de los cultivos anuales que se contraponen con el sector frutícola que se expandiría un 4%. Los otros sectores tendrían crecimientos más moderados entre un 3,0% y un 3,5% (sector silvícola, pecuario y hortícola).


COMERCIO

George Lever, gerente de Estudios de la CCS señaló que el sector comercio se ha visto afectado por diversos factores durante 2018, entre ellos un fuerte ciclo de expectativas de consumidores a inicios de año “que luego cede y genera un escenario de desaceleración hacia el tercer trimestre. La trayectoria de la masa salarial resulta clave en esta trayectoria, reduciendo su crecimiento desde niveles cercanos al 5% anual en el primer trimestre a menos del 2% en el tercero”.

La caída en la llegada de consumidores argentinos en viajes de compras y un desfavorable factor climático, entre otros, también contribuyeron al escenario de desaceleración descrito, en el que bienes durables volvieron a mostrar un desempeño muy superior a no durables, con un protagonismo evidente del segmento automotriz.

Las previsiones de la CCS apuntan a que 2018 cerrará con un aumento de las ventas minoristas en torno al 3,2%, similar a la proyección para 2019 (3%). El principal factor favorable para el próximo año es un leve repunte esperado en el crecimiento promedio de la masa salarial.

Para la economía, en tanto, la CCS mantuvo su expectativa de crecimiento en torno a 3,6% para 2018, debido a la trayectoria del Imacec hasta el tercer trimestre y a las altas bases de comparación que enfrentará en el cuarto, considerando además la desaceleración en el margen que muestran prácticamente todos los sectores.

Para 2019, la CCS proyectó un crecimiento de 3,2% en el PIB, levemente por debajo del piso de la proyección contenida en el último IPOM del Banco Central.