La larga lista de candidatos que tiene Bolsonaro para ocupar la Cancillería

|


Bolsonaro (Brasil)

La designación del futuro canciller brasileño por parte del presidente electo Jair Bolsonaro no parece ser una tarea sencilla. Lo que el mandatario ya decidió, y anunció, es que para el cargo designará a un diplomático. La lista es extensa y, entre otras personalidades, figuran el actual embajador de Brasil en Estados Unidos, Sergio Amaral, los ex embajadores en ese destino Rubens Barbosa y Roberto Abdenur. Y la actual embajadora ante las Naciones Unidas, María Nazareth Farani Azevedo.

Quien estaría primera en el ranking es la diplomática, ya que englobaría tanto su historia al frente de la misión de la ONU como el hecho de ser mujer, lo que habilitaría al mandatario a tener un componente femenino de peso dentro de su gobierno. En su entorno afirman que la extensa lista ha dificultado hasta ahora la resolución, pero dicen también que es urgente esa designación para unificar los ejes de las relaciones internacionales que tendrá Brasil en el futuro, en vista a distintas opiniones surgidas entre sus colaboradores.

Bolsonaro sostuvo, hace pocos días, que pretende “desideologizar” los vínculos de Brasil con el mundo. Una semana atrás defendió el traslado de la embajada de su país en Israel a Jerusalén y cuestionó el tipo de nexo que se había mantenido con China durante los gobiernos del PT. Sin embargo, la postura dista y mucho de ser una suerte de enfriamiento. Precisamente ayer recibió por la mañana en su casa de Barra da Tijuca al embajador chino Li Jinzhang, con quien se lo vio dialogar amablemente.

Uno de los posibles futuros cancilleres, el embajador Amaral, dio la semana pasada una entrevista a la cadena Fox. Dijo, entonces, que “China tiene muchas inversiones en Brasil y se convirtió en el más importante socio comercial”. Sostuvo, también, que “el gobierno chino siempre acepta nuestras sugerencias en la relación entre ambos” y añadió: “Depende de nosotros definir qué tipo de política queremos tener con China; de modo, que no hay ningún motivo para no continuar como hasta ahora”.

Tampoco está definida en su totalidad la mudanza de la embajada brasileña de Tel Aviv a Jerusalén, por más que el presidente electo haya expresado su deseo en ese sentido. Lo que afirman en su círculo íntimo es que “el foco presidencial es poner fin a la política pro Palestina de los últimos años”. Otro ex embajador en EE.UU., Barbosa, defendió que las relaciones diplomáticas sean orientadas según los intereses de Brasil. El diplomático evaluó que es preciso “esperar a que asuma el gobierno para ver cuál será la intensidad de los cambios en la política externa del país”. Agregó que uno de los problemas que podría plantearse “es la consecuencia que podrán tener determinadas decisiones en lo económico y financiero para Brasil”. Es el caso del cambio de sede de la embajada en Tel Aviv. Según informaron fuentes del gobierno de Michel Temer esto ya tuvo repercusión en el mundo árabe: “Egipto suspendió una misión comercial que íbamos a tener hacia ese país”. (Clarin.com)