​Empresas de Turismo darán la pelea en contra del acuerdo entre líneas aéreas aprobado por el TDLC

|


Lorena Arriagada Achet

El miércoles pasado el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (“TDLC”) autorizó a las aerolíneas LATAM, American Airlines, Iberia y British Airways, que hasta la fecha competían entre sí, coordinarse para fijar juntos los precios, itinerarios, la oferta de asientos y repartirse las utilidades que obtengan en el transporte de pasajeros y carga aérea.

ACHET lamenta la decisión del TDLC, por cuanto no cabe duda que este acuerdo será sumamente perjudicial para la libre competencia y para la entrada de turistas al país. La

alianza aprobada por el TDLC permitirá a estas aerolíneas controlar el 78% del mercado en la ruta desde Chile hacia Norteamérica y el 64% del mercado que une a nuestro país con Europa, autorizando la creación de un cartel totalmente indesafiable, siendo improbable que ingresen nuevos actores que puedan ofrecer competencia real y efectiva, señala el gremio sectorial.

Tanto ACHET como la Fiscalía Nacional Económica demostraron con diversos estudios económicos que los acuerdos aprobados por el TDLC traerán graves perjuicios para el turismo nacional y los consumidores, principalmente por el altísimo riesgo de alza de los precios de los pasajes que impactará negativamente en la oferta y en la calidad del servicio.

Las medidas impuestas por e TDLC son insuficientes, imposibles de fiscalizar eficientemente y fáciles de vulnerar por las líneas aéreas. No existen medidas de mitigación que realmente puedan evitar dichos riesgos. La única medida es la competencia.

De hecho, el propio Tribunal de la Libre Competencia señala en el mismo fallo que “los riesgos que derivan de los acuerdos consultados superan a sus beneficios”. Por ello no es comprensible que, ante esta conclusión, el TDLC haya sólo instruido medidas de mitigación y no haya rechazado los acuerdos consultados.

ACHET ejercerá los recursos que le entrega la ley para que la Corte Suprema revise la decisión del TDLC, y conociendo los antecedentes técnicos y económicos aportados por las partes, se pronuncie acerca de la legalidad del Acuerdo de Precios propuesto por las aerolíneas.