​FNE inicia estudio del mercado de textos escolares por baja intensidad de competencia

|


FNE

El hecho de que se trata del principal gasto de la educación privada, sumado a la gran diferencia que existe en el costo de los textos escolares, son parte de los factores que motivaron a la Fiscalía Nacional Económica (FNE) a realizar un análisis de este mercado.

La concentración de los actores en el rubro también es otra de las seis razones para realizar el cuarto estudio de mercado del organismo, para así analizar las condiciones del negocio.

Y es que la FNE detectó diferencias de hasta 29 veces para una misma unidad en el mercado privado, en comparación al estatal. Incluso, en otros casos llegó a existir una diferencia superior a 40 veces.

Estos estudios tienen por objetivo analizar la evolución competitiva del mercado cuando se estima que el mismo no funciona de manera óptima.

En los datos preliminares, por ejemplo, se reveló que una familia puede gastar un promedio de $160.000 por cada alumno en libros de estudio, lo que representa un 73% del presupuesto para compras escolares.

De esta forma, el mercado privado concentra el 55% del valor de las ventas, pero un unidades es sólo el 10% del total.

Por ejemplo, en un texto de Lenguaje y Comunicación que cuesta $877 para el Estado, en el sector privado alcanza $36.900, siendo de la misma casa editorial. Es decir, 42 veces más caro.

En el caso de la concentración de las empresas que actúan en el mercado, son cuatro editoriales que se han adjudicado los últimas tres licitaciones de contenido. En tanto, en dichos procesos, sólo dos reúnen el 80%: Santillana y SM Chile.

Así, uno de los filtros que se detectaron es que para participar de las licitaciones estatales, la empresa debe presentar el contenido completo del texto al que postula, lo que -a juicio de la FNE- favorece a los anteriores ganadores de dicho proceso, lo que se atribuye a una “baja intensidad de competencia en el mercado de textos escolares”.

“En el caso del segmento privado de los textos escolares, las editoriales estarían obteniendo rentas supra competitivas, lo que se explicaría en parte por el problema de agencia que se produce, debido a que quienes deciden qué textos se debe adquirir son las autoridades de los colegios y no los apoderados”, indicó la FNE.

El fiscal nacional económico (s), Mario Ybar, sostuvo que estas condiciones “encienden luces de alerta” y que habría espacio para mejorar el diseño de las licitaciones del Estado.

La FNE tiene como expectativa “analizar a fondo está industria, poder determinar el origen de estás distorsiones y plantear medidas que generen mayor competencia y redunden en menor precio y mayor calidad, de cara a un mercado tan significativo para la ciudadanía”, concluyó Ybar.

Los resultados preliminares de este estudio estarán disponibles entre febrero y marzo del próximo año, mientras que su versión final se presentará en abril de 2019.