IPC de septiembre en EE.UU. fue menor al previsto

|


FED

Los precios al consumidor en Estados Unidos (EE.UU.) subieron menos de lo previsto en septiembre, limitados por un alza más lenta en el costo del alquiler de viviendas y la caída de los precios de la energía.

El índice de precios al consumidor (IPC) subió un 0,1% el mes pasado tras avanzar un 0,2% en agosto. En los 12 meses hasta septiembre, aumentó un 2,3%, una desaceleración respecto a la lectura interanual de 2,7% de agosto. Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban que la inflación escalara en un 0,2% mensual en septiembre.

Excluyendo los componentes volátiles de alimentos y energía, el IPC subió un 0,1 por ciento por segundo mes consecutivo. El llamado índice central había aumentado un 0,2 por ciento en mayo, junio y julio.

En los 12 meses hasta septiembre, el IPC subyacente aumentó 2.2 por ciento. Los economistas encuestados por Reuters habían pronosticado que el IPC general y central subiría un 0,2 por ciento en septiembre.

La posibilidad de que la Reserva Federal siga elevando la tasa rectora en el corto plazo es debatida tras conocerse un aumento en el IPC de septiembre menor al previsto. La tensión entre el organismo y el gobierno sigue nutriendo el arbitraje y la preocupación respecto al sostenido incremento en las tasa de bonos estadounidenses mantiene el nerviosismo en los mercados.