Bolsonaro modera discurso en la búsqueda de votos del centro

|


Bolsonaro (Brasil)

El exmilitar ultraderechista Jair Bolsonaro quiere mostrar una nueva cara en la última fase de las presidenciales brasileñas: autoritario, sí, pero con reservas. En la primera entrevista tras su dramático triunfo del domingo pasado, cuando obtuvo el 46% de los votos y por poco no necesitó ir a una segunda vuelta para alcanzar la presidencia, Bolsonaro se dedicó a desmentir los mensajes más antidemocráticos de su campaña en las últimas semanas. Se centró sobre todo en los que vinieron su vicepresidente, el exgeneral Hamilton Mourão, nostálgico de la dictadura (1964-1985) como él, pero con una mano mucho menos fina para las entrevistas. En las últimas semanas Mourão ha asegurado sin llegar a pestañear que se puede reformar la constitución sin consultar al pueblo y que cualquier gobierno puede dar un “autogolpe” de Estado y dejar al menos parte del poder en manos de los militares.

Esas bravuconadas, que en su día encantaron a sus seguidores más imperiosos, son ahora, tan cerca de la victoria y con todo que perder, fuegos que Bolsonaro necesita apagar lo más rápido posible. “Él es un general y yo un capitán, pero el presidente soy yo”, recordó 24 horas después de la votación, en el informativo de más audiencia del país, Jornal Nacional. “Le desautoricé cuando dijo eso. No puede ir más allá de lo que la Constitución le permita: y yo no puedo autorizar una reforma constitucional, porque ni siquiera tengo poder suficiente para hacerlo. Sobre la cuestión del autogolpe, no sé, no entendí lo que quiso decir. Pero eso no existe”.

Minutos después se despedía de la entrevista con una promesa: "Vamos a pacificar y unir al pueblo brasileño, bajo la bandera verde y amarilla, bajo nuestro himno nacional, juntando a todos los que fueron unidos por la izquierda". (Elpais.com)