​Mercado del Litio: Comisión de Minería conoció detalles el acuerdo entre la FNE y Tianqi

|


Litio

El misterio terminó. El Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) aprobó el acuerdo extrajudicial entre esta instancia y Tianqi Lithium Corporation. Así la empresa china se encuentra en condiciones de adquirir el 24% de Soquimich (SQM). La transacción ha sido cuestionada por diversos actores, quienes consideran que podría atentar contra los intereses de nuestro país, pensando en que estas firmas son competidoras directas en el mercado del litio.


Suspicacias


El tema que fue abordado en la última sesión de la Comisión de Minería y Energía no es fácil de entender. Hoy la producción y comercialización del litio está en manos de tres actores en el mundo: SQM (chilena), Albemarle (norteamericana) y Tianqi (china). Entonces si esta última compra un porcentaje no menor de la nacional –lo que se traduce en más de cuatro mil millones de dólares- y no se fijan una serie de condiciones, es evidente que genera suspicacias a nivel de libre competencia.

Esta transacción en sí misma resulta interesante de estudiar por parte de la citada Comisión, pero este interés se incrementa si se considera que los senadores Alejandro Guillier (miembro de la instancia) y el senador Manuel José Ossandón hicieron ver a la Fiscalía Nacional Económica (FNE) sus temores solicitándoles investigar.

El pasado miércoles 3 de octubre se hicieron presente en el Congreso Nacional en Valparaíso, la fiscal de la Corfo, María Elina Cruz; y el fiscal nacional económico (S) Mario Ybar. Mientras la primera explicó las condiciones en que han negociado tanto con SQM como con Albamarle, reconociendo que no se ha cumplido con la obligación de fijar precios para proveer insumos a las productoras de litio; el segundo adelantó la investigación que desarrolló este organismo considerando el acuerdo celebrado con Tianqi en agosto pasado, concluyendo que “la fiscalía se convenció que la operación no ponía en riesgo la libre competencia”.


La necesidad de una política


La presidenta de la Comisión, la senadora Yasna Provoste comentó que “lo que hemos hecho es recibir a la fiscal de Corfo que está a cargo de la fiscalización de los contratos de litio con SQM y Albemarle, y al fiscal nacional económico para conocer el acuerdo extrajudicial que alcanzaron con Tianqi. La preocupación que tenemos es que hoy el litio sigue siendo un mineral estratégico (…) por lo que nos interesa que se quede en nuestro país. También nos preocupa la concentración de este mercado en pocas manos”.

La legisladora reconoció que “hace meses veníamos estudiando este tema. Recordemos que hace algunos meses recibimos al vicepresidente ejecutivo de Corfo, Sebastián Sichel para conocer los términos de los acuerdos de arrendamiento que habían suscrito con SQM y Albermarle”.

“Hemos escuchado a diversos actores y estamos convencidos como Comisión, que debemos plantearnos una política nacional del litio para resguardar y sacarle el mejor provecho a este mineral”, acotó la parlamentaria.



Control del litio 


Por otra parte, el senador Ossandón, quien también se hizo presente en la sesión, cuestionó el actuar de Corfo, quien actúa en representación de los intereses del Estado en el Salar de Atacama; junto con manifestar su oposición a la compra de un portante paquete accionario de SQM por parte de Tianqi.

“Luego de las exposiciones que hemos escuchado hoy continúan mis dudas respecto a la esta transacción. Tuvimos una discusión interesante con importantes argumentos. Me preocupa que una empresa china se esté comprando parte importante del litio del mundo”, comentó.

Agregó que “nuestros antepasados vivieron del salitre, nosotros del cobre y nuestro nietos o bisnietos vivirán del litio, así que hay que cuidarlo. No podemos permitir que sea controlado por un solo país el litio en el mundo. Hoy la totra se divide entre SQM, Tianqi y Albermarle, pero estas dos últimas empresas son socias”.

En la sesión también hicieron ver sus aprensiones los senadores Isabel Allende, Alejandro Guiller y Kenneth Pugh.