Greenpeace denuncia a las tres empresas que son los mayores fabricantes de basura del mundo

|


Greenpeace

Las empresas Coca-Cola, PepsiCo y Nestlé son los principales fabricantes de deshechos plásticos en el mundo, denunció la organización no gubernamental Greenpeace.

"Coca-Cola, PepsiCo, y Nestlé son las compañías cuyos productos fueron identificados con mayor frecuencia durante 239 limpiezas y auditorías de marcas en 42 países de seis continentes", dice el comunicado de la ONG ambientalista.

Según el texto, en estas limpiezas, llevadas a cabo por la iniciativa Liberarse de Plástico (Break Free From Plastic), fueron analizadas un total de 187.000 piezas de plástico.

El estudio reveló que Coca-Cola es la empresa que produce la mayor cantidad de basura plástica, encontrada en 40 países.

"Estas auditorías de marcas ofrecen una prueba innegable del papel que juegan estas corporaciones en perpetuar la contaminación global con plástico", declaró el coordinador global del movimiento, Von Hernandez, citado en la nota.

El comunicado señala que "el poliestireno (utilizado en la producción de vasos de café), no reciclable en la mayor parte del mundo, fue el tipo de plástico más común hallado", seguido por el tereftalato de polietileno, que se usa en la fabricación de contenedores y botellas.


Huella plástica


“Debido a que las multinacionales están fallando en su compromiso de reducir su abrumadora huella plástica, los ciudadanos de distintas partes del mundo están asumiendo el compromiso no solo de limpiar sus desechos, sino que de registrar y exponer a las empresas que están fallando en hacerse responsables de los productos y los impactos medioambientales que generan”, señala Silvia Gómez, vocera de Greenpeace Andino.

Para la ONG ambientalista la contaminación de plástico se ha convertido, junto al cambio climático, en el desafío medioambiental más relevante que enfrenta hoy la humanidad. La cifras lo demuestran, ya que para el año 2020 la producción de plásticos llegará a los 500 millones de toneladas, lo que representa un 900% más de la que existía en 1980. Otros datos ayudan a imaginar la magnitud de problema: cada minuto los océanos son contaminados con el equivalente a un camión de basura y cada minuto se comercializan en el planeta un millón de botellas de plástico.

A esos volúmenes de producción, muchos de ellos vinculados a plásticos de un solo uso, se suma la fácil dispersión de los plásticos y su lento proceso de degradación, lo que lo convierte en el principal enemigo medioambiental para la vida en los océanos.

"Este trabajo de auditorías medioambientales lo que buscan es generar responsabilidades corporativas respecto de su huella plástica. Durante mucho tiempo las empresas han puesto la responsabilidad en los consumidores y en la necesidad de que se recicle más, pero el hecho es que apenas el 9% de los plásticos que se fabrican son reciclados. Es hora de que las corporaciones se hagan responsables y asuman un compromiso serio y duradero de eliminación de los plásticos,especialmente los de un solo uso”, dice Graham Forbes, líder global de proyectos de plásticos en Greenpeace. (Estrategia, Extra Bogotá) (Foto: Greenpeace).