Desocupación llega a mínimo en 49 años en EE.UU. aunque empleo se modera

|


EE.UU.

El crecimiento del empleo en Estados Unidos se desaceleró con fuerza en septiembre, probablemente debido a que el paso del huracán Florence redujo puestos de trabajo en restaurantes y minoristas.

No obstante, la tasa de desempleo cayó a un mínimo de casi 49 años de un 3,7%, lo que apunta a una mejoría de las condiciones laborales.

El esperado informe del Departamento del Trabajo también mostró un alza sostenida de los salarios que sugiere presiones inflacionarias moderadas, lo que podría aliviar las preocupaciones de que la economía se sobrecaliente y mantendría a la Reserva Federal en camino a subir gradualmente las tasas de interés.

Las nóminas no agrícolas subieron en 134.000 puestos de trabajo el mes pasado, el menor incremento en un año, debido a que los sectores minoristas, de ocio y hotelería redujeron empleo. El dato para julio y agosto fue revisado para mostrar 87.000 empleos más de lo informado originalmente.

La economía necesita crear unos 120.000 empleos mensuales para mantenerse al ritmo del crecimiento de la población en edad de trabajar.

“La ganancia más débil en las nóminas en septiembre podría reflejar parcialmente algún impacto por parte del huracán Florence”, dijo Michael Pearce, economista de Capital Economics en Nueva York. “Hay poco en este reporte que impida que la Fed siga subiendo las tasas de interés de manera gradual”.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban un alza de las nóminas no agrícolas de 185.000 puestos de trabajo en septiembre y una caída de la tasa de desempleo de una décima porcentual, a un 3,8%.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo el martes que el panorama de la economía es “notablemente positivo” y que cree que está a punto de entrar en una era “históricamente inusual” de desempleo ultrabajo e inflación contenida.

El banco central estadounidense elevó las tasas la semana pasada por tercera vez este año y retiró una referencia en su comunicado posterior a que la política monetaria seguirá siendo “expansiva”.

El Departamento del Trabajo dijo que era posible que el huracán Florence, que afectó a Carolina del Norte y Carolina del Sur a mediados de septiembre, haya afectado el empleo en algunos sectores, pero dijo que es imposible cuantificar el efecto neto en el empleo.

Las nóminas son calculadas a partir de un sondeo de empleadores que considera como desempleado a cualquier trabajador que no haya recibido pagos en cualquier parte del período a pagar que incluya el día 12 del mes. La semana laboral promedio permaneció sin cambios en 34,5 horas en septiembre.

Un sondeo más pequeño de hogares del que se deriva la tasa de desempleo considera a las personas como empleadas, pese a que se hayan ausentado del trabajo durante la semana de referencia y no hayan recibido pago como resultado de ello. Mostró que 299.000 personas reportaron haberse quedado en su casa en septiembre por el mal tiempo. Cerca de 1,5 millones de empleados trabajaron de forma parcial por el mal tiempo el mes pasado.

Los futuros de las acciones estadounidenses cambiaron de tendencia y subieron tras la publicación del dato, mientras que los rendimientos de los bonos del Tesoro a largo plazo cayeron y el dólar se depreciaba frente a una cesta de monedas.

La caída de la tasa de desempleo en dos décimas porcentuales desde un 3,9% en agosto la llevó a niveles vistos por última vez en diciembre de 1969 e igualó la previsión de la Fed de un 3,7% para fines de este año.

Las ganancias promedio por hora subieron un 0,3% en septiembre tras un avance similar en agosto. El incremento interanual de los salarios fue de 2,8% en septiembre desde el 2,9% en agosto, que fue cuando subió más en más de nueve años. (Reuters)