​Feller Rate sube la clasificación de Banco Internacional por estabilización de los niveles de rentabilidad

|


Banco Internacional 13 2

Feller Rate subió de “A+” a “AA-“ la clasificación de la solvencia y de los instrumentos de deuda de largo plazo de Banco Internacional. Además, subió desde “Nivel 1” a “Nivel 1+” los depósitos a más de un año. Al mismo tiempo, las perspectivas de la clasificación cambiaron desde “Positivas” a“Estables”.

El alza de la clasificación del banco controlado por Inversiones La Construcción, ILC, considera la estabilización de los niveles de rentabilidad en rangos más cercanos al promedio del sistema de bancos. Además, es relevante el aporte de capital comprometido para los próximos meses, que refleja el respaldo de su accionista controlador, Inversiones La Construcción S.A (ILC), con la estrategia de negocios definida para los próximos años.

La clasificación también se fundamenta en un adecuado respaldo patrimonial y un moderado perfil de negocios y de riesgos, que se acompañan, a su vez, de un fondeo y liquidez, y de una capacidad de generación también evaluados en moderados. Otro factor considerado en la clasificación es el soporte que le otorga ILC (“AA+/Estables” por Feller Rate), sociedad de inversiones con un sólido posicionamiento de mercado, especialmente en el segmento previsional y de salud.

Luego del cambio de control de Banco Internacional en octubre de 2015, a través del cual ILC adquirió el 50,9% de la propiedad, la entidad fortaleció su estructura organizacional -renovando la alta gerencia y mejorando su gobierno corporativo- y estableció su actual estrategia, que considera crecer rentablemente con un mayor énfasis en empresas. El banco, que mantiene una cuota de mercado reducida en la industria (en rangos del 0,9% de las colocaciones), continúa incrementando su posicionamiento en créditos comerciales, con una participación del 1,5% de las colocaciones comerciales brutas, excluidas filiales en el exterior, a junio de 2018.

Luego de un importante crecimiento en el número de clientes y colocaciones, junto a una renovada estructura tecnológica, la entidad se encuentra finalizando con éxito la primera fase de su plan estratégico, que contemplaba acortar las brechas con respecto a los estándares de la industria. Los niveles de rentabilidad en los últimos dos años se estabilizaron en rangos esperados para su ámbito de negocios, con un indicador de utilidad antes de impuesto sobre activos totales promedio de 1,0%.

Si bien los indicadores de calidad de cartera revelan una mayor morosidad con relación a entidades similares y al sistema financiero, ello se debe a ciertas concentraciones arrastradas de períodos pasados que determinaron la exposición al deterioro de clientes específicos. Los énfasis de la administración actual han estado en reconformar un portafolio de crédito con foco en colocaciones de más largo plazo, clientes de menor tamaño y mayor cobertura de garantías, siendo reflejo de ello el buen comportamiento evidenciado por las nuevas colocaciones. A julio de 2018, las garantías cubrían el 73% de los créditos, mientras que la cartera con mora mayor a 90 días era de 4,8%, y disminuía a 3,0% al excluir los dos casos con problemas de mayor exposición.

En el marco del comprometido aumento de capital del banco por $60.000 millones para los próximos períodos, en abril recién pasado se materializó una fracción de éste por $10.000 millones. Este contribuyó a adecuar, en parte, los indicadores de solvencia, que venían presionados por las fuertes tasas de crecimiento de las colocaciones y el reparto de las utilidades de 2016. En esta misma línea, en sesión extraordinaria celebrada el 1° de octubre de 2018, se determinó que en los próximos meses se capitalizará una segunda parte por $25.000 millones, lo que permitirá respaldar la estrategia de crecimiento y adaptar gradualmente a la institución a los próximos estándares de capital de Basilea III.

La emisión de deuda a largo plazo -UF 3 millones, colocados en julio de 2018- ha contribuido, además, a avanzar en una mayor diversificación de las fuentes de financiamiento de la institución, las que, por su tamaño reducido y el foco mayorista, repercuten en una estructura de pasivos exigibles concentrada en depósitos a plazo (79% en el último período). La entidad mitiga esta concentración con inversiones en papeles de alta liquidez (23,3% de los activos totales),

manteniendo un holgado ratio de cobertura de liquidez (158% a julio de 2018). Adicionalmente, la gestión de tesorería ha permitido aumentar la proporción de depósitos minoristas y obtener una mayor atomización de los bancos corresponsales.

Perspectivas: Estables

Las perspectivas “Estables” reflejan el buen comportamiento de la capacidad de generación del banco, así como el fortalecimiento de su posición de negocios en su nicho de mercado. Asimismo, incorporan el próximo aumento de capital que avala la estrategia de crecimiento.

Feller Rate espera que la entidad resuelva los casos de cartera deteriorada de mayor relevancia sin impactar su perfil financiero y mantenga la buena calidad de cartera evidenciada en sus nuevas colocaciones comerciales.