​Presidente Piñera: Si Bolivia se enmarca en los tratados vigentes, Chile está dispuesto a reiniciar de inmediato un diálogo constructivo

|


Presidente3 (1)

El Presidente Sebastián Piñera habló este lunes por cadena nacional para abordar con la ciudadanía el fallo de la Corte Internacional de Justicia de La Haya, que determinó en forma contundente que Chile no tiene obligación de negociar una salida soberana al mar con Bolivia.

Al respecto, el Mandatario destacó que "la Corte Internacional de Justicia de La Haya ha aplicado el Derecho Internacional, ha impartido justicia y ha puesto las cosas en su lugar, estableciendo, por una amplia mayoría, y en forma clara y categórica, que Chile nunca ha tenido, ni tiene hoy, obligación alguna de negociar su territorio, su mar o su soberanía".

"Como lo hemos afirmado en múltiples ocasiones, Chile es un país amante de la paz, respetuoso del Derecho Internacional y un país que cumple, pero que también hace cumplir los Tratados Internacionales válidamente celebrados y plenamente vigentes, y muy especialmente el Tratado de Paz y Amistad de 1904, celebrado libre y soberanamente por Chile y Bolivia, Tratado que fijó, en forma clara, categórica y a perpetuidad, los límites entre ambos países.

Este Fallo de la Corte Internacional de Justicia ratificó que la demanda interpuesta el año 2013 por el Gobierno boliviano ante esa Corte, nunca tuvo ningún sustento ni ningún fundamento político, histórico o jurídico.

El Presidente Evo Morales sembró durante años falsas expectativas en su pueblo, y hoy está cosechando grandes frustraciones para el pueblo boliviano. Y, además, lamentablemente, su actitud nos ha significado perder cinco valiosos años en las relaciones entre dos países hermanos y vecinos como somos Chile y Bolivia, y que tenemos tantos desafíos que abordar en conjunto hacia el futuro.

Quiero recordar que, sin perjuicio que las condiciones que Chile ofrece hoy a Bolivia en materia de acceso al mar, por territorio y puertos chilenos, en virtud del Tratado de 1904, y también de otras facilidades otorgadas por Chile, son mucho más favorables que las que establece el Derecho Internacional en esta materia, y también que las que reciben muchos países mediterráneos en el mundo, Chile siempre ha tenido y seguirá teniendo un espíritu y una actitud de diálogo constructivo y de colaboración de buena fe con todos los países, y muy especialmente con los países vecinos.

Sin caer en ninguna conducta soberbia, hoy quiero enfatizar que ese buen espíritu y actitud estará siempre dentro del marco del pleno y absoluto respeto a los Tratados Internacionales vigentes, especialmente aquellos Tratados de Límites, y también al Derecho Internacional y a la firme defensa de nuestro territorio, nuestro mar y nuestra soberanía.

En consecuencia, si Bolivia se enmarca dentro de ese espíritu y esa actitud, Chile está dispuesto, como lo ha estado siempre, a reiniciar de inmediato un diálogo constructivo y de buena fe con nuestro vecino. Por el contrario, si Bolivia insiste en desconocer los Tratados Internacionales vigentes, o el Derecho Internacional o esta sentencia de la Corte Internacional de Justicia, y sigue confundiendo aspiraciones con derechos, buena voluntad con obligaciones o prolongando sus infundadas pretensiones sobre territorio, mar o soberanía chilena, ese diálogo se vuelve imposible.

Nuestros compatriotas pueden tener la más plena certeza y seguridad que, al igual como lo han hecho todos mis antecesores, este Presidente sabrá defender siempre, con unidad, firmeza, voluntad, compromiso y eficacia, y también con el valioso, necesario y decidido apoyo de todos nuestros compatriotas, lo que en justicia nos pertenece por historia y por derecho: nuestro territorio, nuestro mar y nuestra soberanía.

Quiero terminar estas palabras reconociendo, valorando y agradeciendo desde el fondo del corazón a todos mis compatriotas, a todas las fuerzas políticas y a todos los ex Presidentes de Chile, por su valioso apoyo, por su unidad, por su colaboración y por su compromiso con la defensa de los legítimos derechos e intereses de nuestro país. Y también, valorar y agradecer a la Cancillería y al equipo jurídico, por su magnífica defensa de los derechos e intereses de Chile ante la Corte Internacional de Justicia.

Que Dios bendiga a Chile y a los chilenos, muchas gracias y muy buenas noches".