​El Contexto

|


Hermogenes Perez de Arce

Una carta a un diario propone suprimir “malas palabras”, por contravenir el sentir general. Entre ellas menciona el Transantiago, el lucro y el contexto.

Las “violaciones de los derechos humanos” no admiten contexto, se dice. Pero, si vemos el contexto, evitarlas fue una preocupación del gobierno militar, partiendo por la Circular N° 1 de la Junta, del 7 de enero de 1974, luego reafirmada por la Circular N° 22 del Ministerio del Interior, de 25 de enero de 1974, prohibiendo las detenciones ilegales; también la Circular Confidencial del 15 de febrero de 1974 del Director de Carabineros, tenía instrucciones precisas de respetar a las personas y evitar excesos. Para impedir violaciones a los derechos humanos se dispuso la supresión de la DINA y se dictó el decreto prohibiendo a la CNI practicar detenciones.

No todos obedecieron las órdenes. Estamos en Chile, donde no pueden instalar fotorradares porque nadie respeta los límites de velocidad y tiene que haber rejas en los estadios para que no agredan al árbitro o a los jugadores. En Inglaterra no hay rejas. Pero incluso allá acusaron a los gobernantes de violar los derechos humanos cuando hubo terrorismo en Irlanda del Norte.

Acá, entre el 11 de septiembre y el 31 de diciembre de 1973, cuando se produjo el 57 % de las muertes del enfrentamiento 1973-1990 entre militares y guerrilla, todos los políticos, salvo los marxistas, apoyaban la represión. Frei declaraba al ABC de Madrid que los militares habían salvado a Chile, Aylwin denunciaba el autogolpe totalitario que se proponía Allende y se negaba a condenar la acción uniformada “desde detrás de un escritorio, porque ellos están recibiendo el fuego”. Y el ministro Retamal, de la Corte Suprema, le decía al mismo Aylwin que había que dejar a los militares hacer el “trabajo sucio”, pues “los extremistas nos iban a matar a todos”, cosa que el propio Intendente marxista había anunciado (“habría que masacrar a todos esos viejos momios”).

Ése era el contexto.


Hermógenes Pérez de Arce