​Feller Rate clasifica solvencia y la nueva línea de bonos de Echeverría Izquierdo

|


Echeverru00eda Izquierdo

Feller Rate asignó “BBB” a la solvencia y la línea de bonos, en proceso de inscripción, de Echeverría Izquierdo S.A. Las perspectivas de la clasificación son “Estables”.

La clasificación refleja un perfil de negocios “Adecuado” y una posición financiera “Intermedia”.

Echeverría Izquierdo S.A. cuenta con más de 40 años de experiencia en las industrias de ingeniería y construcción (I&C), e inmobiliaria en Chile. Además, mantiene operaciones en Perú y, en menor medida, en Argentina y Bolivia.

Al cierre de 2017, el ebitda ajustado de la empresa presentó una fuerte disminución, alcanzando $275 millones. Esto se debió, por una parte, a un menor resultado de las operaciones de la compañía, producto de la menor actividad, en conjunto con un retraso en el comienzo de

escrituración de algunos proyectos inmobiliarios. Por otra parte, los resultados se vieron afectados por eventos no recurrentes en proyectos puntuales y otros que no son parte del foco de la compañía.

Dado lo anterior, el margen ebitda ajustado, que se había mantenido con un comportamiento dispar, promediando entre 2011 a 2016 un 6,3%, registró una baja relevante a fines de 2017, alcanzando un 0,1%.

A junio de 2018, los ingresos de Echeverría Izquierdo se incrementaron un 19,5% respecto a igual periodo de 2017, debido a una mayor recaudación proveniente del segmento Montajes.

A igual fecha, el ebitda ajustado de la compañía llegó a $10.446 millones, exhibiendo una recuperación en comparación a junio de 2017. Así, el margen ebitda ajustado aumentó hasta 6,4%.

Entre 2011 y 2016, los ratios de cobertura de la empresa presentaron cifras holgadas, acorde con la estrategia de Echeverría Izquierdo, con un indicador de deuda financiera neta sobre ebitda ajustado por debajo de las 1,5 veces y una cobertura de ebitda ajustado sobre gastos financieros por sobre las 5,5 veces (exceptuando 2013).

A diciembre de 2017, la fuerte disminución del ebitda generó que el indicador de deuda financiera neta sobre ebitda ajustado se incrementara de forma transitoria hasta 218,9 veces y la cobertura de ebitda gastos financieros disminuyera hasta 0,1 veces.

Durante el primer semestre de 2018, los indicadores de cobertura presentaron una mejoría, pero se debe señalar que estos contemplan un ebitda ajustado anualizado por doce meses móviles, lo que genera que se consideren meses que incorporan los efectos puntuales de 2017.

Así, el ratio de deuda financiera neta sobre ebitda ajustado alcanzó 5,6 veces, mientras que la cobertura de ebitda ajustado sobre gastos financieros llegó a 2,2 veces.

Actualmente, la compañía se encuentra en proceso de inscripción de una nueva línea de bonos, por un monto máximo de emisión de UF 1,5 millones. Los fondos por recaudar estarían destinados, principalmente, al refinanciamiento de deuda financiera.

ESCENARIO BASE: Se espera que la mayor rentabilidad de los proyectos y la eliminación de los efectos puntuales de 2017 generen que los indicadores financieros de cobertura retornen, a fines de 2018, hacia valores similares a los rangos históricos de la compañía. En particular, se

espera que el ratio de deuda financiera neta sobre ebitda ajustado se mantenga por debajo de las 3 veces, y la cobertura de ebitda ajustado sobre los gastos financieros, por sobre las 5 veces.

ESCENARIO DE BAJA: Se podría dar en caso de existir políticas financieras más agresivas, o ante un debilitamiento de los indicadores financieros de manera estructural.

ESCENARIO DE ALZA: Se considera poco probable en el corto plazo.