Brotes verdes en transformación digital del país

|


Alfredo Barriga

Ha sido una buena semana para la transformación digital de Chile. Al anuncio de una inversión de UD$ 140 millones de parte de Google para ampliar su Data Center en Chile se unió el primer verdadero caso de éxito de una empresa chilena de Internet, con la venta de Cornershop a Wal Mart. A esto se suma el casi seguro aterrizaje en Chile de AWS, la filial de Amazon en servicios en la nube (Cloud) con una inversión de US$1.000 millones, atraídos por su uso en astronomía, al haberse transformado nuestro país en el observatorio natural preferido del mundo.

Adicionalmente, la semana pasada, el Summit de la Fundación País Digital contó con la presencia del presidente de la República, dos ministros (Transportes y Telecomunicaciones, y Secretaría General de la Presidencia) y una subsecretaria (Telecomunicaciones) en el mismo día, además del vicepresidente de CORFO. Un nivel de representación del Estado que no se había visto nunca en un evento de este tipo.

El presidente en su discurso vinculó la transformación digital de Chile con el objetivo “de transformar a Chile en un país desarrollado, sin pobreza, con igualdad de oportunidades y también con justicia social antes de que termine la próxima década”, que fue central en su campaña. Por fin se pone a la transformación digital como la herramienta que nos va a conducir al hasta ahora elusivo desarrollo integral del país, algo de lo cual debemos estar sinceramente contentos. El foco del actual gobierno está en cuatro ejes: el Estado Digital (ley de transformación digital, hospital virtual, entre otras iniciativas), la infraestructura digital (15.000 km de fibra óptica entre otras iniciativas), regulación moderna para la revolución tecnológica (ley de teletrabajo entre otras iniciativas) y educación (incorporación de la programación como asignatura en el colegio, entre otras iniciativas). Eché en falta el mayor desafío operativo que va a enfrentar Chile: la capacitación de millones de trabajadores en las nuevas competencias y habilidades que se requieren, y que será el único antídoto para crear más puestos de trabajo de los que se van a destruir.

Ahora falta la respuesta del sector privado. El World Economic Forum publica un índice que mide la preparación de los países para apropiarse de las nuevas tecnologías de forma que tengan un impacto real en el desarrollo económico. Chile se mantiene alrededor del puesto 40, a veces por debajo, a veces por arriba un par de puestos (en 2016 fue 40). Dentro del capítulo de apropiación de tecnología por parte de la sociedad, del gobierno y del sector privado, que se puntúa entre 1 y 7, el sector privado aún no consigue sacar un 4 en los más de diez años que se lleva publicando.

Es de esperar que, entre el impulso del Gobierno, el caso de éxito de Cornershop, la inversión de Google y la llegada de Amazon se genere por fin la esperada revolución digital del sector privado, que no consiste en comprar tecnología, sino en cambiar los modelos de negocio usando tecnología.



Alfredo Barriga Cifuentes

Consultor en Transformación Digital e Innovación

Profesor UDP

Ex Secretario Ejecutivo de Desarrollo Digital

Autor "Futuro Presente: cómo la nueva revolución digital afectará mi vida"