​Más Igual de Todos

|


Hermogenes Perez de Arce

La Resolución Nº 306 de 6 de julio de 2007 de la Superintendencia de Valores y Seguros expresó que condenaba a Sebastián Piñera “por infracción al deber de abstención descrito en la parte final del inciso primero del artículo 165 de la ley Nº 18.045 al haber efectuado compras de la acción de Lan Airlines S. A. en la fecha analizada contando con información privilegiada”.

El artículo 60 de la misma ley dice, en su letra g), que será sancionado con presidio menor en cualquiera de sus grados (es decir, de 61 días a cinco años) “el que valiéndose de información privilegiada… ejecute un acto con objeto de obtener un beneficio pecuniario… mediante cualquier tipo de operación, con valores de oferta pública”.

El superintendente de la época consideró suficiente sanción aplicar a Piñera una multa que privó a éste de la ganancia obtenida con la compra de acciones teniendo información que todavía no había llegado al resto del mercado.

Al revivirse el caso ahora, a raíz de saberse que un ex gerente de Banchile, que intermedió la operación, conserva la grabación de la orden de compra, la vocera de gobierno ha salido a desmentir que Piñera hubiera sido sancionado por uso de información privilegiada. Pero la Resolución Nº 306 dijo que se le sancionó precisamente por eso, es decir, por “infracción al deber de abstención… al haber efectuado compras de la acción de Lan Chile Airlines S. A. en la fecha analizada contando con información privilegiada”.

¿Por qué la SVS, además de multarlo en el equivalente de lo que ganó (es decir, él no sufrió perjuicio patrimonial), no se querelló por el delito de haber “ejecutado un acto con valores de oferta pública con objeto de obtener un beneficio pecuniario, valiéndose de información privilegiada”?

Porque Chile es un país orwelliano, donde todos somos iguales, pero algunos son más iguales que los demás y hay uno definitivamente más igual que todos. Tanto que, tras conocerse los hechos anteriores, la mayoría lo premió dos veces con la Presidencia de la República.


Hermógenes Pérez de Arce