Abif remarca que no tiene responsabilidad por nueva filtración de datos de tarjetas de crédito

|


Ciberataque

En relación con el reconocimiento público de Correos de Chile del día de ayer referido al origen de las filtraciones de datos de tarjetas de crédito ocurridos los días 25 de julio, 21, 27 de agosto y 6 de septiembre, la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (ABIF) constató este martes que tal hecho “solo viene a confirmar lo que hasta ahora ha sostenido la banca, en cuanto a que no tiene responsabilidad alguna en las filtraciones de datos, como tampoco la tienen sus sociedades de apoyo al giro.”

A través de un comunicado, la asociación indicó que “con fecha 30 de julio presentamos una denuncia criminal, en la que hemos estado actuando de forma muy activa.” Aseveró, a su vez, que “todas las tarjetas vigentes cuya información fue filtrada” en los citados días “fueron inmediatamente bloqueadas por los bancos, en resguardo de los titulares de las tarjetas.”

Hasta la fecha de emisión de este comunicado, apuntó, la institución “no ha recibido los antecedentes que Correos de Chile señala haber entregado a la Superintendencia de Bancos. Tan pronto recibamos dichos antecedentes, podremos verificar las tarjetas vigentes para proceder a su bloqueo y emisión de tarjetas de reemplazo.”

Por consiguiente, señaló que “la banca recomienda a quienes hayan registrado los datos de sus tarjetas con el servicio de Casilla Internacional Miami con Correos de Chile, contactar a las respectivas entidades emisoras para que éstas puedan bloquear las tarjetas y obtener una de reemplazo. Ello, pues los emisores no pueden bloquear proactivamente las tarjetas comprometidas, dado que no cuentan con los antecedentes para determinar qué clientes registraron los datos de sus tarjetas con Correos de Chile”.

Cabe mencionar que Correos de Chile informó ayer que existe una alta probabilidad de que las filtraciones de datos descritas hayan tenido su origen en el servicio de la Casilla Virtual Miami, el cual es provisto a través de un proveedor internacional.

​Correos de Chile reconoce que filtraciones de datos de tarjetas de crédito se originaron en uno de sus servicios