Reino Unido aceleró su crecimiento tras el Mundial de Fútbol y un mejor clima

|


Londres

Reino Unido registró la expansión económica más veloz en casi un año en los tres meses hasta julio, gracias a un incremento en el gasto de los consumidores luego del Mundial de fútbol y a condiciones climáticas inusualmente cálidas, indicaron el lunes cifras oficiales.

En los tres meses hasta julio, el Producto Interno Bruto (PIB) creció un 0,6% respecto al periodo anterior de tres meses, dijo la Oficina Nacional de Estadísticas, en una lectura que marca un avance desde el crecimiento de 0,4% visto en tres meses hasta junio.

El crecimiento trimestral a julio se ubicó en el punto más alto de las estimaciones provistas en un sondeo de Reuters.

Se trató del crecimiento más acelerado desde agosto del 2007 y debería reforzar la posición adoptada por el Banco de Inglaterra, que elevó las tasas de interés el mes pasado por segunda vez en más de una década y prevé que la economía se expanda un 0,4% en el tercer trimestre. Aún así, el organismo espera que el PIB británico avance apenas un 1,4% en el 2018.

La libra esterlina operaba estable luego de la divulgación de los datos, que según economistas evidenciaron un crecimiento de la actividad más sólido tras el lento comienzo del 2018, incluso si se toman en cuenta los factores extraordinarios que incidieron en la economía.

“Lejos de perder fuerza, la actividad británica ha repuntado después de un débil inicio de año. Los datos mensuales son dispares pero esta recuperación demuestra que Reino Unido está ingresando en una fase crucial de las negociaciones del Brexit en mejor forma de lo que esperábamos hace seis meses”, dijo Ian Stewart, economista de Deloitte.

La economía británica se ha ralentizado desde la votación del 2016 sobre la separación de la Unión Europea. Su tasa anualizada de expansión se contrajo, alejándose de los puestos más altos en el escalafón de las siete naciones más ricas del mundo hasta quedar junto a otras grandes economías que muestran avances limitados en el largo plazo, como Japón e Italia. (Reuters)