Peso argentino se derrumba, Banco Central sube las tasas a 60%

|


Banco central argentina

El Banco Central de Argentina resolvió este jueves elevar la tasa de interés en 15 puntos porcentuales hasta el 60%, mientras el peso argentino se desplomaba en cerca del 11% frente al dólar.

La masiva liquidación de posiciones estaba llevando la paridad a niveles de 39 pesos argentinos, luego que en la víspera el Presidente Maurcio Macri solicitara al Fondo Monetario Internacional (FMI) agilizar el plan de asistencia acordado que incluye un desembolso de US$ 50.000 millones.

La moneda argentina es la divisa más golpeda en lo que va de este año, acumulando una merma superior al 50%.

El Mandatario transandino anunció ayer que el organismo multilateral adelantará “todos los fondos necesarios para garantizar el cumplimiento del programa financiero del año próximo”.

Con su declaración, Macri procuró calmar a los mercados. Pero aún no se conocen detalles de cómo se realizarán esos desembolsos. La desconfianza se expande. La dolarización de activos es incentivada internamente por la desconfianza de los argentinos en el peso porque el gobierno no ha podido cumplir con varias de sus promesas económicas.

Estimaciones privadas señalan que el país deberá afrontar vencimientos por unos US$ 15.000 millones en 2019.


Voto de confianza


Por su parte, Christine Lagarde, directora gerente del FMI, expresó su confianza en que Argentina logrará encausar su economía. La ejecutiva consignó que "el presidente Macri y yo mantuvimos una conversación productiva el día de hoy (ayer). El Presidente indicó su deseo de trabajar en el fortalecimiento de las políticas que sustentan el acuerdo Stand-By con el FMI.”

Según lo constatado por Lagarde, “teniendo en cuenta las condiciones más adversas del mercado internacional, que no se habían anticipado plenamente en el programa original con Argentina, las autoridades trabajarán para revisar el plan económico del gobierno con el objetivo de fortalecer a la Argentina frente a los recientes cambios en los mercados financieros mundiales, mediante políticas monetarias y fiscales más fuertes y una profundización de los esfuerzos para apoyar a los más vulnerables.”

En tal sentido, comentó que “reiteré mi apoyo a los esfuerzos de política de la Argentina y nuestra disposición a ayudar al gobierno a revisar sus planes de política económica.” Para ello, indicó que “he instruido al personal del FMI para que trabaje con las autoridades argentinas a fin de fortalecer el acuerdo respaldado por el Fondo y reexaminar el cronograma del programa financiero. He acordado que nuestro objetivo es llegar a una conclusión rápida de estos diálogos para presentarla a nuestro directorio ejecutivo para su aprobación.”

Así, expresó que “confío en que el fuerte compromiso y la determinación de las autoridades argentinas serán fundamentales para conducir a la Argentina a través de las difíciles circunstancias actuales y, en última instancia, fortalecerán la economía en beneficio de todos los argentinos”.