EE.UU. y Canadá están optimistas sobre cerrar negociaciones de TLC este viernes

|


TLCAN (EE.UU. Mu00e9xico Canadu00e1)

Los líderes de Estados Unidos (EE.UU.) y Canadá expresaron optimismo ayer en que los negociadores del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) puedan cumplir con un plazo límite del viernes para alcanzar un pacto, aunque Ottawa advirtió que aún se necesita trabajo duro sobre una serie de temas complejos.

Canadá volvió a las conversaciones para modernizar el TLCAN de 24 años, después que México y EE.UU. anunciaron un acuerdo bilateral el lunes.

La ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, dijo anoche que las discusiones se encuentran en “un momento muy intenso”, pero agregó que hay “mucha buena voluntad” entre los negociadores.

“Nuestros funcionarios están reunidos ahora y estarán reunidos hasta bien avanzada la noche. Posiblemente lo estarán toda la noche”, comentó Freeland. Ella y el representante comercial norteamericano, Robert Lighthizer, acordaron revisar los avances en la mañana de este jueves.

Trump estableció el viernes como fecha límite para que los tres países lleguen a un principio de acuerdo, lo que le permitiría al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, firmarlo antes de dejar el poder a finales de noviembre. Bajo la ley estadounidense, Trump debe esperar 90 días para rubricar el pacto.

El presidente de EE.UU. ha advertido que podría avanzar con un acuerdo solamente con México e imponer aranceles sobre Canadá si no se suma, aunque legisladores estadounidenses han dicho que ratificar un pacto bilateral no sería fácil.

“Ellos (los canadienses) quieren ser parte del acuerdo, y dimos hasta el viernes y creo que probablemente vamos en ese camino. Veremos qué pasa, pero en cualquier caso, las cosas están funcionando muy bien”, afirmó Trump a periodistas antes de una reunión en la Casa Blanca.

El tono positivo contrasta con las fuertes críticas de Trump a Canadá realizada en las últimas semanas, que reclamó a través de Twitter contra los altos aranceles canadienses sobre productos lácteos que aseguró estaban “matando nuestra agricultura”.

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, dijo que cumplir con la fecha límite del viernes es una posibilidad.

“Reconocemos que existe la posibilidad de lograrlo el viernes, pero es una posibilidad, porque dependerá de si finalmente hay un buen acuerdo para Canadá”, sostuvo Trudeau en una conferencia de prensa en Ontario. “Ningún TLCAN es mejor que un mal acuerdo TLCAN”, agregó.

Freeland, quien es la principal negociadora de Canadá, no participó de las conversaciones por más de dos meses y enfrentará presiones para aceptar los términos que resolvieron EE.UU. y México.

La canciller no quiso referirse a los problemas específicos, pero afirmó el martes que las concesiones de México sobre reglas de origen y derechos laborales de la industria automotriz fueron grandes avances.

Ottawa también está dispuesta a hacer concesiones en su protegido mercado lácteo, en un intento por salvar un sistema de arreglo de controversias, informó el martes el diario The Globe and Mail.


Alivio en cuotas de acero y aluminio


Por otra parte, el Presidente Trump firmó proclamas que permiten alivios específicos a las cuotas de importación de acero y aluminio desde algunos países, informó el Departamento de Comercio.

Trump, quien impuso aranceles a las importaciones de acero y aluminio en marzo, firmó proclamas que flexibilizan las cuotas a la importación de acero procedente de Argentina, Brasil y Corea del Sur y a los envíos de aluminio de Argentina, dijo el departamento en un comunicado.

“Las compañías pueden postular a exclusiones de productos basándose en una cantidad y calidad insuficiente de los productores de acero o aluminio de Estados Unidos”, dijo el comunicado. “En tales casos, se podría otorgar una exclusión de la cuota y no se deberán pagar aranceles”, agregó.

Trump, citando preocupaciones de seguridad nacional, impuso aranceles de un 25% a las importaciones de acero y de un 10% sobre los envíos de aluminio.

Tales gravámenes entraron en vigor el 1 de junio y el secretario de Comercio, Wilbur Ross, dijo el 31 de mayo que se habían alcanzado acuerdos con algunos países para fijar límites no arancelarios a sus exportaciones de metales a EE.UU. (Reuters)