​En Argentina Dólar se dispara pese a medidas del Gobierno y rescate del FMI

|


Mauricio Macri.ARGENTINA

El mercado abrió minutos después del anuncio del mandatario con un tipo de cambio de 32,15 pesos por dólar, ligeramente por encima de los 32,07 del día anterior. Pero después de la media jornada avanzó sin pausa.

Macri anunció que el FMI adelantará “todos los fondos necesarios para garantizar el cumplimiento del programa financiero del año próximo”.

Argentina acordó en junio con el FMI un auxilio financiero por 50.000 millones de dólares hasta 2021 en medio de una corrida cambiaria que comenzó en abril y que ha cobrado nuevo impulso en los últimos días.

Con su declaración, Macri procura calmar a los mercados. Pero aún no se conocen detalles de cómo se realizarán esos desembolso.

La desconfianza se expande. “La dolarización de activos es incentivada internamente por la desconfianza de los argentinos en el peso porque el gobierno no ha podido cumplir con varias de sus promesas económicas.

Estimaciones privadas señalan que el país deberá afrontar vencimientos por unos 15.000 millones de dólares en 2019.

En junio, la economía cayó 6,7%, lo que llevó a un acumulado de -0,6% en el año. Fue, además, el tercer mes consecutivo de contracción.

Simultáneamente, la inflación acumula 19,6% hasta julio y se proyecta por encima de 30% al cierre de 2018, lo que atiza la presión de los sindicatos.

La CGT, la principal central sindical, convocó una huelga general para el 25 de septiembre en reclamo de un cambio en el rumbo económico.

Ajuste fiscal

El gobierno lleva a cabo un fuerte ajuste para cumplir los compromisos con el FMI, que incluyen una meta de déficit fiscal de 2,7% del PIB en 2018 y 1,3% en 2019.

El déficit fiscal pasó de 6% en 2015, a 3,9% en 2017.

“Acompañaremos este apoyo (del FMI) con los esfuerzos fiscales necesarios, trabajo en el que venimos avanzando muy bien”, aseguró Macri este miércoles.

El gobierno lanzó medidas de ajuste fiscal que incluyen reducción del tamaño de los organismos del Estado, mediante despidos, congelamiento de contrataciones y otras medidas; así como recortes de subsidios a las exportaciones y tarifas de los servicios públicos y eliminación de beneficios impositivos al sector industrial.