​Metro S.A. incrementó 3,4 veces su pérdida a junio por mayor gasto de operación y tipo de cambio

|


Metro

Al 30 de junio Metro S.A.anotó una pérdida por $78.639,6 millones, cifra que representa un incremento de 3,4 veces el resultado negativo registrado a junio de 2017, lo que se debe a una pérdida por otros resultados distintos al costo de ventas por $114.810 millones, parcialmente contrarrestado por una ganancia bruta de $ 36.170 millones.

En el primer semestre los ingresos operacionales alcanzaron $ 188.770 millones y en comparación con igual período del año anterior aumentaron 16,9%. Entre los principales aumentos destaca los Ingresos por servicios de transporte de pasajeros $ 22.743 millones, explicado por mayores precios en la tarifa media ($ 39,1) durante el año 2018, producto del incremento tarifario por inicio operación Línea 6 el 2 de noviembre 2017 y aumentos en variables que componen el polinomio de indexación, principalmente la inflación. Además se observa a junio 2018 un aumento de 7,06% en los viajes respecto a igual fecha del año 2017, explicado principalmente por el aumento de afluencia debido a la entrada en operación de la Línea 6. En menor medida aumentaron los ingresos del canal de ventas $ 4.188,3 millones, ingresos por arriendos $ 121,8 millones y otros ingresos operacionales $ 194 millones.


METRO FICHA (2)

El costo de ventas del primer semestre llegó a $ 152.600 millones- aumenta 12,4% respecto a junio 2017, explicado por mayores gastos de depreciaciones y amortizaciones $ 7.534 millones, operación y mantenimiento $ 6.627,4 millones, personal $ 1.750,2 millones y gastos generales $ 1.574 millones. Lo anterior es compensado por una disminución en gastos de energía por $ 642,8 millones.

En lo que se refiere a gastos en depreciación su variación se explica por la entrada en operación de los bienes asociados a Línea 6.

En lo que respecta a los gastos de operación y mantenimiento su variación se explica por aumentos en los gastos de repuestos y materiales, servicios contratistas de ascensores-escaleras, estaciones, vías y otros contratos de mantención, asociados principalmente a una mayor carga de trenes, mayores valores promedios de estos y entrada en operación de la nueva línea en noviembre 2017.

Los gastos en energía disminuyen debido a una compensación recibida en enero 2018 de los precios de la potencia, no obstante esta baja, hubo mayores consumos debido a la entrada en operación de la Línea 6 y mayores precios promedios respecto a junio 2017.

Los otros resultados distintos a la ganancia bruta, arrojaron una pérdida de $ 114.810 millones explicado por los efectos negativos de diferencias de cambio $ 55.129 millones, gastos financieros $ 31.331 millones (se incluyen intereses créditos externos, bonos y operaciones de derivados), resultados por unidades de reajuste $ 13.144 millones, gastos de administración $ 18.226,4 millones, otras pérdidas por $ 1.377 millones (valor presente neto swap), otros gastos por función $ 580,6 millones y depreciaciones y amortizaciones por $ 267 millones. Lo anterior es compensado por los efectos positivos de ingresos financieros $ 4.003,2 millones -ingresos por inversiones financieras- y otros ingresos por función de $ 1.242 millones. Complementando lo anterior, el resultado pérdida de las diferencias de cambio, se debió a una devaluación de 5,93% del peso chileno respecto al dólar ($614,75 diciembre 2017 a $651,21 junio 2018), lo que genera una mayor pérdida en el resultado 2017, principalmente como consecuencia de los pasivos mantenidos en dólares.