​Cuidado con los independientes

|


Enrique Goldfarb 1SEMANA

Se pretende llegar a una tasa de cotización de los independientes del 17% el 2027. Como la cotización previsional de los trabajadores dependientes es de sólo el 10%, y ha sido notorio que los independientes rehúyen cotizar, uno se pregunta dónde está la lógica de esto. La respuesta es que el 17% aglutinará un cóctel de beneficios, como seguro de invalidez y sobrevivencia, riesgos de accidentes, de acompañamientos de niños y niñas, las cotizaciones de salud y como invitado de piedra, las cotizaciones previsionales, o sea lo principal. Entonces, al menos en lo que se refiere a los aspectos comunicacionales, uno diría que es necesario separar los dos aspectos, el potpurrí por un lado y la previsión para el retiro por otro, e informar claramente cuál es la tasa de cotización.


Una cifra para repensarla

Luego está la cifra, nada alentadora, por cierto, de que menos del 7% de los independientes ha accedido voluntariamente a cotizar, es decir, como si fuera harina de otro costal. Se entiende mejor la cifra cuando se analiza quienes son los trabajadores independientes o por cuenta propia en Chile. No se trata de profesionales prósperos o empresarios vistosos. Es más bien un cuasi desempleo disfrazado, como vendedores ambulantes, o lo que queda de ellos después de la persecución municipal que se ha emprendido al respecto, o en general actividades con muy bajos ingresos. Eso explica que no hayan accedido a la invitación de dejar depositado para el futuro el 10% de sus ingresos, ya que para ellos el futuro es hoy.

Ahora, si no entregan el 10%, qué decir del 17%. Se dice que de ahora en adelante será obligatorio, es decir, si no cotizan, se les descontará de la devolución de impuestos. Ese es otro flanco. La devolución de impuestos no es una dádiva del fisco, de darla a quien se lo merece, sino un algoritmo, por haber pagado adelantado, sin recibir intereses a cambio, una tasa de impuestos más alta que la que le corresponde. Si se usa como arma tributaria, sería de esperar un aumento de la informalidad, además del pésimo precedente que la devolución, hasta ahora automática de impuestos, ha dejado de ser automática. Invita a pensar en la posibilidad que el 10% existente hasta ahora, sea reemplazado por la tasa efectiva de cada contribuyente, como se hace en primera categoría.


¿Qué pasa con el pueblo?

Por último, a quienes se les devuelve impuestos son a los deciles más bajos, ya que el resto opera sobre el 10% de tasa provisoria. O sea, le estamos apretando el zapato al pueblo. Creo honestamente que sería mejor no hacer nada al respecto. Si se pretende quitar el peso fiscal de las pensiones asistenciales, yo creo que este proyecto las aumentará, por el aumento de la informalidad.

Este es un típico trabajo de escritorio, ya que, políticamente, es un error garrafal. Un regalo para la oposición, que dirá, que el gobierno integra el sistema impositivo para beneficiar a los ricos mientras que le sube los impuestos al cielo a los pobres. Y cuando se diga como excusa, que la integración tributaria aumentará la inversión y el empleo, tendrán que buscar el auditorio con lazos, ya que la masa no los escuchará. 


Enrique Goldfarb

Economista