​ICR eleva clasificación de constructora Ingevec por reducción de niveles de endeudamiento

|


Ingevec 5 2

ICR Clasificadora de Riesgo modifica desde categoría BBB hasta categoría BBB+ la clasificación asignada a la solvencia y bonos de Ingevec S.A. La tendencia, por su parte, se ratifica en estable.

El cambio en la clasificación radica en el fortalecimiento que presentan los indicadores de endeudamiento de la compañía, lo que impacta positivamente en su posición financiera, la que no se verá deteriorada con la nueva línea de bonos que actualmente se encuentra en proceso de inscripción. Adicionalmente, se observa una mejora en los márgenes como resultado de la capacidad de generar flujos de caja en los segmentos de negocio en los que opera.

Respecto a los márgenes de la compañía, estos muestran una tendencia al alza luego del escenario de sobrecostos que enfrentó la empresa durante 2014. El margen bruto de Ingevec pasó desde 7,98% a junio de 2017 hasta 9,71% a junio de 2018, mientras que el margen operacional de la empresa creció 10,3% durante el mismo período. El margen EBITDA, en tanto, se incrementó desde 5,96% hasta 6,45% en los mismos períodos de medición. Las variaciones en los márgenes están principalmente potenciadas por la mejora en la generación de flujos operacionales en el segmento Inmobiliaria Habitacional, señala el análisis de clasificación de ICR.

En cuanto a los niveles de deuda de la compañía, la deuda financiera a junio de 2018 fue de $25.418 millones, disminuyendo 5,4% respecto a diciembre de 2017. Por otra parte, la deuda financiera neta fue de $9.243 millones, lo que representa una reducción de 54,5% en los mismos períodos de medición, impulsada por los fondos provenientes del aumento de capital (finalizado en de 2018). Entre junio de 2013 y junio de 2018, la deuda financiera total se redujo un 6,7% (CAGR) mientras que la deuda financiera neta disminuyó un 17,4% (CAGR).

Ingevec actualmente se encuentra en proceso de inscripción de una línea de bonos por un monto de UF 1.300.000. Dado que los fondos contemplan principalmente el refinanciamiento de pasivos y en menor grado el financiamiento de inversiones, el monto de deuda financiera de la empresa no debiese aumentar considerablemente.

Consecuentemente con la disminución en los niveles de deuda, los indicadores de endeudamiento presentan una clara tendencia a la baja. El endeudamiento total se redujo en 27,8% entre diciembre de 2017 y junio de 2018, mientras que el endeudamiento financiero y el endeudamiento financiero neto lo hicieron en 38,1% y 70,2%, respectivamente.

Cabe mencionar que, si bien un porcentaje de los fondos de la nueva emisión de bonos contempla el financiamiento de inversiones, ICR considera que los indicadores de endeudamiento no se verán deteriorados y continuarán en rangos similares a los existentes. De este modo, la nueva emisión no debiese revertir significativamente la actual tendencia a la baja que se observa en los indicadores de endeudamiento.

El perfil de vencimientos actual de la compañía está concentrado hacia el mediano plazo, el cual se inclinaría hacia el largo plazo con la nueva emisión de bonos, que tiene un plazo de siete años. ICR considera que Ingevec cuenta con holgura suficiente para cubrir sus obligaciones de los próximos doce meses (RCSD ).

La clasificación de riesgo de una empresa es determinada mediante la evaluación del riesgo del negocio y del riesgo financiero de la compañía. Para el caso específico de Ingevec, la evaluación del riesgo del negocio, esto es, experiencia, participación de mercado, integración del negocio, fuentes de financiamiento, diversificación, entre otros, indican que la clasificación del negocio de esta compañía se inclina hacia categoría BBB.

En cuanto al riesgo financiero, ICR considera que Ingevec ha logrado posicionar su fortaleza financiera en un nivel “superior”, lo que aumenta el rating asignado a la compañía en un notch, quedando clasificada en BBB+.

ICR hace hincapié en que la clasificación asignada a Ingevec está sujeta a las expectativas de esta clasificadora, que consideran la mantención en la tendencia de márgenes e indicadores de endeudamiento dentro de los rangos actuales. En caso que la empresa evidencie un deterioro en los indicadores anteriores, afectando significativamente su situación financiera, la clasificación podría modificarse a la baja.