Guerra comercial inquieta a la FED: actas mencionan impacto económico en EE.UU.

|


FED

La publicación de las actas de la Fed ayer cumplieron con lo esperado por el mercado y volvieron a mostrar la intención de la institución de elevar los tipos de interés en septiembre, a pesar de las recientes palabras de Trump. Sin embargo, “sorprendieron por la relevancia que le dieron a las tensiones comerciales entre EE.UU. y China y al negativo impacto potencial que podrían terminar teniendo en el crecimiento económico estadounidense. Es más, algunos de sus miembros no descartaron que tuvieran que hacer ‘un alto en el camino’ en su proceso de subidas graduales de tipos, si las mencionadas tensiones terminan en una guerra comercial en toda regla”, advierten en Link Securities.

Según las actas, “las políticas comerciales podrían avanzar en una dirección que tendría efectos negativos significativos en el crecimiento económico”. Recordamos que este jueves entraron en vigor de los aranceles del 25% impuestos por EE.UU. a productos chinos sobre los US$ 16.000 millones, después de los 34.000 millones implementados en julio, a los que China ha respondido imponiendo aranceles por igual importe.

¿Pueden influir las preocupaciones de la Fed (reflejadas ayer en las actas) en el discurso de Jerome Powell, presidente de la Fed, mañana viernes en Jackson Hole? Recordamos que hoy empieza el simposio en Wyoming (EE.UU.), al que asisten los presidentes de los principales bancos centrales del mundo, financieros y académicos. Según señalan los analistas de Bankinter, “surgen algunas esperanzas de que cuando Powell hable mañana aplique un enfoque algo más laxo sobre los tipos después de las recientes declaraciones de Trump en las que daba a entender que considera completado el trabajo en este campo”.

De la misma opinión es José Luis Cárpatos, CEO de Serenity Markets, cuando señala que “la lectura de las actas de la última reunión de la Fed está ofreciendo dos versiones. La primera es que es muy probable ver una nueva subida de tipos el mes que viene por la fortaleza de la economía de EE.UU., pero la otra es que ya han hablado abiertamente en la reunión de los problemas para la economía que pueden traer las tensiones comerciales. Es decir, otra vez le dicen a Trump que no es el camino y que dañará a EE.UU. si sigue en esa línea”. Y este experto va aún más allá: “Viendo esto, muchos ponen en duda que se puedan subir los tipos el mes que viene si las tensiones aumentan”.

“La cuestión es que la situación es compleja porque el desarrollo de los acontecimientos puede cambiar muy rápido en la esfera política y puede dejar a la Fed con el pie cambiado, subiendo tipos y con la economía en un camino negativo si la tensión aumenta e, incluso, si se cumplen los peores pronósticos. Así que en el mercado, que se da como hipótesis de base el camino alcista de los tipos, se está empezando a estudiar cuándo puede ser el momento de ver una bajada de los mismos. Recuerden que Goldman bajó la estimación de la rentabilidad a 10 años para EE.UU., Reino Unido y Alemania para fin de año”, sentencia Cárpatos.

Por su parte, los analistas de XTB comparan el crecimiento del S&P 500, que podría seguir superando la evolución económica. “Uno de los factores detrás del rally del S&P500 es el crecimiento de las en los beneficios. Después de una caída en 2016 (parcialmente relacionada con las empresas energéticas que sufrieron por los bajos precios del petróleo), el S&P500 creció en 2017 y se mantuvo allí este año, gracias a recortes de impuestos. Sin embargo, podemos ver que esta tendencia no se comparte en general con la economía de EE.UU.”.

Pocas novedades en el BCE

Tal como recuerdan en XTB, “la reunión del mes pasado del Banco Central Europeo (BCE) no ofreció mucho a los inversores. Por tanto, el informe de este evento probablemente repetirá los aburridos comentarios que implican que no habrá cambios de tipos al menos hasta el verano de 2019. De todas formas, si las actas apuntan a un riesgo al alza de la economía, podría animar a los participantes del mercado a impulsar sus expectativas respecto al actual endurecimiento monetario”.

Sin embargo, a pesar de que no se esperan novedades, las actas del BCE también podrían dar una doble lectura. “Será interesante conocer la opinión de los miembros en relación a la evolución reciente de la economía de la Zona Euro, así como de la inflación. También habrá que estar atentos por si, al igual que los miembros del FOMC, los consejeros del BCE dan relevancia al potencial impacto negativo que en la economía de la Zona Euro podría tener una guerra comercial abierta”.


Máxima expectación en Jackson Hole


Los analistas siempre tienen la reunión anual de Jackson Hole como un punto importante en sus agendas, ya que suele dar pistas sobre las futuras decisiones de política monetaria de los distintos bancos centrales. Pero, según advierten los expertos de Unicorp Patrimonio, “esta vez la reunión tiene lugar en un momento crítico, tanto porque está en desarrollo la guerra comercial como porque podría estar en ciernes una crisis en los emergentes de la que Turquía podría ser sólo el pistoletazo de salida. Por eso el principal foco de atención estará en el discurso de Jerome Powell”.

Estos analistas recuerdan que Donald Trump dejó caer hace unos días que a Estados Unidos le conviene un dólar débil. “El dólar se ha revalorizado en las últimas semanas apoyado en los buenos datos del PIB del segundo trimestre de Estados Unidos, en contraposición con la ralentización económica de emergentes y Europa. La duda sería la reacción del mercado a las posibles declaraciones de los bancos centrales. Si estos siguen con su patrón actual de subidas de tipos amparados en la recuperación económica, los inversores pueden pensar que la decisión es errónea, ya que podrían estar subiendo tipos en un contexto de ralentización y esto podría acelerar la próxima recesión. Por el contrario, si deciden echar un poco el freno en la retirada de estímulos, a la espera de ver cómo se diluyen los riesgos económicos y políticos actuales, podrían sembrar también dudas en los inversores sobre la fortaleza real de la economía”.

Y no es para menos.

Según un sondeo de Reuters a economistas, el crecimiento de la economía de Estados Unidos se desacelerará de manera constante después de tocar un máximo de cuatro años en el período abril-junio, y se espera que la guerra comercial que libra el presidente Donald Trump cause daños. (Investing.com)