​Déficit del Transantiago se debería a que la evasión se mantiene sobre el 20%

|


Rodrigo martin 1

El especialista en transporte y académico de la Universidad de Santiago, Rodrigo Martin, sostiene que el déficit que arrojó el transporte este primer semestre, el mayor en nueve años, obedece a que una parte importante de los fondos que genera el sistema se ocupa para pagar las pérdidas que tienen las empresas por la elusión del pasaje. “Eso se debe a los contratos de licitación que están vigentes, donde se hacen renegociaciones mensuales, lo que se iba a modificar con una licitación nueva que, finalmente, no se implementó”, critica.

El mayor déficit en nueve años registró el Transantiago este primer semestre. El monto de la merma fue de $280.618 millones, lo que representa un alza de 21% en la brecha registrada durante el mismo periodo de 2017.

Para el experto en transporte y académico de la Universidad de Santiago de Chile, Rodrigo Martin, esta situación se debe que no se han registrado bajas significativas en la evasión del pasaje. El especialista considera que para que la operación del sistema fuera eficiente, la elusión debiera encontrarse bajo el 20%. Entre enero y marzo de este año, la evasión del pasaje en los buses del Transantiago se ubicó en un 28,5%, un incremento relevante en comparación con el 23,7% registrado en el último trimestre del 2017.

“Bajo los términos actuales en que funciona el sistema, un porcentaje importante se destina al pago de los operadores, donde se compensan una serie de pérdidas que ellos tienen producto de la evasión. Eso se debe a los contratos de licitación que están vigentes, donde se hacen renegociaciones mensuales, lo que se iba a modificar con una licitación nueva que, finalmente, no se implementó”, señala.

Martin explica que uno de los aspectos que se criticó fuertemente del nuevo Transantiago fue que se trataba de un pago “por kilómetro recorrido y no por pasajero transportado”. Sin embargo, señala que lo que se pretendía era regularizar el pago a las empresas, estructurándolo de manera permanente, fijando metas asociadas a mejoras en la calidad del servicio.

“Hasta ahora ha sido bastante lento el proceso, porque teniendo una licitación ya cursada prácticamente, se planteó una revisión completa”, afirma. “El Gobierno actual debe tomar decisiones de corto plazo que consigan mejorar ya el funcionamiento del Transantiago”, enfatiza.

Con todo, el experto advierte que el Transantiago jamás generará las ganancias que obtienen otro tipo de negocios. “Los sistemas de transporte público tienen un porcentaje importante de subsidio en todo el mundo. Esto no es algo evitable, porque tienen un componente de rentabilidad social. Siempre va a ocurrir”, señala. “No se puede esperar que el sistema de transportes genere recursos como un negocio, ya que es un servicio básico que tiene que ver con el mejoramiento de la calidad de vida en la ciudad”, concluye.

​Transantiago anotó en primer semestre su peor déficit en nueve años
​Evasión de Transantiago se redujo a 25,5% en el segundo trimestre